¿Necesito consentimiento del padre / madre de mi hijo para...?: desacuerdos entre los padres

¿Tengo que pedir autorización al padre o madre de mi hijo para ....? ¿Qué puedo hacer si no me da su consentimiento? 

 
 

En el punto medio

La forma de educar a los hijos es una de esas cuestiones que suele causar mayores problemas dentro del matrimonio  - una cosa es resolver las diferencias de la pareja cuando sólo somos dos y otra, cuando aparece un nuevo miembro en la familia que depende enteramente de nuestras decisiones. Ahí empiezan a hacerse visibles todas esas diferencias en el modo de pensar de los padres, surgen los roles de "poli bueno" y "poli malo" y cada uno defiende sus ideas a capa y escapa. Pero al final, reina la cordura y la mayoría de las familias encuentra un punto medio en el que cada uno de los progenitores hace un esfuerzo por ceder en su postura a fin de que el hijo crezca en un ambiente sensato que le prepare para la vida adulta pero sin renunciar a ser niño.

En numerosas ocasiones, el divorcio pone este acuerdo en peligro. Nos encontramos, entonces, con un escenario en el que los padres ya no se llevan bien y no tienen la misma voluntad de comunicarse entre ellos para llegar a un punto de encuentro. También con padres que "usan" el papel que juegan en la vida del hijo, como una arma contra la ex pareja o que se niegan a todo lo que propone el otro casi "por sistema". ¿Qué se puede hacer en estos casos? El mejor consejo que siempre damos a nuestros clientes es "llegad a un acuerdo", pero desgraciadamente, cada familia tiene unas circunstancias diferentes y esto no siempre es una opción. Por ello, hoy os traemos una guía para intentar dar respuesta a la preguntas más recurrentes de los padres:

1. ¿Qué decisiones requieren el acuerdo de ambos progenitores?

Una de las preguntas que más escuchamos de nuestros clientes es: «¿Necesito el consentimiento de mi ex pareja para...?»  Antes de entrar a valorar la respuesta legal, debes re-considerar si realmente es una decisión que crees que debes tomar en solitario. Lo mejor es preguntarse ¿Dejaría yo a mi ex pareja tomar esta decisión sin consultarme? Si la respuesta es no, quizás deberías intentar dialogar con el otro progenitor. Hecha la anterior reflexión, entramos en materia. 

¿Qué puede decidir uno solo de los progenitores sin consultar con el otro?

Determinadas decisiones respecto de los hijos pueden ser tomadas unilateralmente por el progenitor que tiene la custodia del menor sin necesidad de consultar con el otro ni tener su consentimiento. Cuando hablamos del progenitor que tiene la custodia nos referimos al padre o madre que tiene al hijo en su compañía en un determinado momento, es decir, que está a cargo del niño en un periodo concreto, no solamente al que tiene atribuida la custodia legal. 

¿Qué puede decidir unilateralmente el progenitor que está a cargo del menor?  Podemos distinguir dos supuestos:

  • Decisiones del día a día. Se trata de decisiones ordinarias y que no se consideran trascendentes en la vida del menor. Son actos cotidianos que se repiten con cierta frecuencia, como sus horarios de comidas, los programas de televisión que puede ver o la ropa que va a llevar.
  • Situaciones de urgente necesidad. Cuando concurran circunstancias de urgente necesidad que requieran una actuación rápida, el progenitor que tenga al niño en su compañía en ese momento puede tomar la decisión de manera unilateral y sin necesidad de consultar con el otro. Se trata normalmente de decisiones relativas a la salud del niño que, en una situación normal deberían tomarse con el acuerdo de ambos padres (p. ej una operación quirúrgica), pero que, por motivos de urgencia, requieren una actuación rápida. 

Las demás cuestiones que afecten a la vida del hijo y que no pueden considerarse actos de la vida cotidiana tienen que ser acordadas por los dos padres, como titulares ambos de la patria potestad. Por ello, todas aquellas decisiones puedan ser de gran trascendencia en la vida del niño como el lugar donde vivirá o el colegio al que va a asistir, requieren el común acuerdo de ambos progenitores, sin que el custodio pueda decidir sobre ellas de manera unilateral. A continuación puedes ver una tabla resumen con las cuestiones que presentan mayor conflicto en la práctica:

¿En qué materias es necesario el acuerdo de ambos progenitores?

NO SI

COLEGIO Y EDUCACIÓN

  • Excursiones escolares: dar autorización al niño para asistir a eventos, excursiones o actividades escolares esporádicas (tanto las que se celebren en el propio centro como las que impliquen salida extramuros);
  • Solicitar becas de estudios o ayudas para compra de libros y material escolar;
  • Comedor escolar: inscribir al niño en el servicio de comedor;
  • Transporte escolar: permitir que el hijo vaya al colegio en autobús escolar;
  • Delegar en otra persona la tarea de recoger al niño en el colegio. Puede ser un familiar o una tercera persona de confianza;
  • Campamentos: autorizar la asistencia a campamentos o convivencias realizadas por el centro educativo.
  • Elección del centro educativo;
  • Cambio de colegio;
  • Educación religiosa. Decisiones sobre la educación religiosa y la pertenencia del hijo a una determinada fe o religión; 
  • Participación del niño en actos religiosos concretos y propios de una determinada confesión religiosa. Las decisiones sobre actos religiosos concretos como el bautizo, la comunión, el Bar Mitzváh, deben tomarlas los dos, aunque se celebren durante el tiempo en que al hijo le toca convivir con uno solo de sus padres.

SALUD Y ATENCIÓN MÉDICA

  • Llevar al niño al médico o a urgencias para tratar enfermedades leves o accidentes de poca importancia;
  • Decidir sobre las vacunas, siempre que sean las vacunas recomendadas por las autoridades sanitarias. En los casos en los que no hay unanimidad científica sobre la conveniencia y eficacia sanitaria de administrar a los niños determinadas vacunas, sí se requiere el consentimiento de ambos padres para administrarlas;
  • Administrar al niño los medicamentos recomendados por su pediatra o los que pueda necesitar para sanar una determinada enfermedad;
  • Decidir sobre las intervenciones médicas o quirúrgicas en casos de urgencia o riesgo para la vida o la salud de los hijos. Por ejemplo, en casos de accidentes.
  • Autorización de operaciones o intervenciones médico- quirúrgicas (también estéticas);
  • Sometimiento del hijo a tratamientos médicos paliativos o curativos como la fisioterapia o técnicas de rehabilitación. También deben autorizar ambos progenitores el sometimiento del niño a técnicas de medicina alternativa como la homeopatía o el reiki; 
  • Terapias psicológicas o tratamientos psiquiátricos. Para llevar al niño al psicólogo o someterle a cualquier terapia se requiere el consentimiento de ambos progenitores. 

VIVIENDA

  • Cambio de casa dentro de la misma localidad y siempre que no interfiera con el régimen de visitas del progenitor no custodio ni suponga una alteración en la vida del menor.

ACTIVIDADES EXTRAESCOLARES Y DEL DÍA A DÍA

  • Reparto del tiempo de ocio y actividades. El progenitor que tenga al niño en cada momento puede decidir unilateralmente en qué va a emplear el tiempo y que actividades puede realizar, siempre que se respeten los horarios escolares y de las actividades que el niño hace habitualmente, así como las opiniones del hijo;
  • Horarios: a que hora se acuesta y se levanta el niño, horarios de comidas, horario de salida con los amigos, etc;
  • Dieta, tipo de alimentación y menús, salvo que el menor tenga alguna enfermedad o alergia que le impida comer determinados alimentos;
  • Ropa y calzado que vestirá el niño. La vestimenta de los hijos suele ser motivo frecuente de protesta por los progenitores en el momento de la recogida y/o entrega de los menores, pero es algo que corresponde decidir al padre o madre que se ocupe del niño en cada periodo.
  • Decidir a qué actividades extraescolares asistirá el niño. La elección de las actividades extraescolares puede tener una gran relevancia en el futuro del hijo y constituye una gran parte de su formación, por ello corresponde a ambos padres elegir las actividades a las que van a asistir sus hijos, siempre, evidentemente, respetando los deseos de los niños;
  • Autorización para realizar actividades o deportes considerados de alto riesgo (buceo, puenting, surf, escalada, etc.);
  • Viajes al extranjero. Si el menor no tiene pasaporte y el otro progenitor se niega a dar su consentimiento, habrá que solicitar la autorización judicial para la obtención de pasaporte, lo que es requisito imprescindible para su expedición conforme al Decreto RD 411/2014, que regula la expedición del pasaporte.

En la práctica las cuestiones que generan mayores desacuerdos entre los padres y que más vemos en nuestro despacho son aquellas decisiones relativas al cambio de domicilio de los hijos, y aquellas que se refieren a la edad de escolarización de los niños o a la elección de colegio. Cuando los progenitores no consiguen ponerse de acuerdo, el gran perjudicado es siempre el menor, que sufre las consecuencias de que los padres, paradójicamente, ...se comportan como niños.

2. ¿Qué podemos hacer si no coincidimos? Soluciones en caso de discrepancia

Muchos padres llegan a nuestro despacho quejándose de que el otro progenitor no autoriza una decisión como el cambio de domicilio, el nuevo colegio al que quiere llevar al niño, la celebración de la Comunión o de cualquier otra decisión en la que existe controversia. Su primera pregunta cuando esto ocurre es: «¿Y qué pasa si lo hago igualmente y sin contar con su consentimiento?» La respuesta siempre es la misma: tomar unilateralmente decisiones que corresponden a ambos padres y actuar sin el consentimiento del otro es un error que puede tener graves consecuencias

¿Y cuáles son esas consecuencias? Pues dependerá de la gravedad de aquello que se incumpla. Como ya explicábamos en nuestro artículo "Vacaciones de padres separados: todo lo que necesitas saber", si viajas al extranjero acompañado de tus hijos sin autorización del otro progenitor os pueden retener en cualquier frontera, lo cual estropeará las vacaciones tuyas y de los niños, pero no irá más allá. Sin embargo, cuando lo que se hace sin autorización es el cambio de domicilio del menor, las consecuencias pueden llegar a suponer, incluso, un cambio de custodia.

conflicto-patria-potestad.jpg

¿Qué soluciones existen si no conseguimos ponernos de acuerdo?

Cuando no exista acuerdo entre ambos progenitores sobre alguna de las cuestiones que se deben decidir de mutuo acuerdo se deben seguir los pasos que te damos a continuación:

  1. Intenta dialogar con el otro progenitor, escucha sus razones y expón las tuyas. Recuerda que lo hacéis por el bien de vuestros hijos.
  2. Si no conseguís llegar a un acuerdo entre vosotros, podeis acudir a una tercera persona que haga de mediador o bien que vuestros respectivos abogados negocien la situación. Los abogados pueden negociar dejando fuera todos los reproches y las implicaciones emocionales, con lo que será más fácil llegar a un acuerdo.
  3. Si nada de esto funciona y no puede solucionarse el conflicto mediante el diálogo y las negociaciones, habrá que solicitar la autorización judicial. Te explicamos como solicitarla en el punto siguiente.

 
¡CONSÍGULE YA!
 
¡CONSÍGULE YA!
 

3. La Autorización Judicial cuando no existe acuerdo entre los padres

A falta de acuerdo entre los progenitores y si todas las opciones de diálogo han sido agotadas sin éxito, queda acudir a la autoridad judicial para solicitar la autorización del juez. Dice el Código Civil:

En caso de desacuerdo, cualquiera de los dos podrá acudir al Juez, quien, después de oír a ambos y al hijo si tuviera suficiente madurez y, en todo caso, si fuera mayor de doce años, atribuirá la facultad de decidir al padre o a la madre. 
CC Art. 156

La autorización del juez "sustituye" al consentimiento del otro progenitor para un acto concreto, por lo que, con la autorización judicial, podrás mudarte, matricular al niño en el nuevo colegio, viajar con él fuera de España o llevarle al psicólogo con total tranquilidad y evitando las consecuencias negativas de hacerlo sin consentimiento del otro progenitor. Para solicitar la intervención judicial deberás presentar una solicitud en el Juzgado que haya dictado la sentencia de divorcio o de medidas paterno-filiales. Si aún no tienes sentencia, en el Juzgado correspondiente al domicilio del niño. 

¿Qué ocurre una vez presentada la solicitud? 

Una vez presentada la solicitud se valorará si cumple todos los requisitos para ser admitida, pasados unos días, se citará a todos los interesados y al Ministerio Fiscal a una comparecencia. En la comparecencia, cada uno de los progenitores tendrá que presentar su postura y sus argumentos y llevar todos los documentos y demás pruebas de las que pretenda valerse. El juez oirá a los dos padres, a los demás interesados si los hubiera y al Ministerio Fiscal y, pasados unos días desde la celebración de la comparecencia, emitirá auto con su resolución autorizando o denegando lo que se haya pedido.

¿Deben intervenir los niños en la comparecencia?

Si los niños son mayores de doce años, el juez les citará para oír su opinión, lo que puede ocurrir en la comparecencia o en un momento diferente. Cuando los niños son menores de esa edad solo serán llamados si se considera necesario hacer alguna evaluación o, si alguna de las partes o el Ministerio Fiscal lo pide.

¿Necesito abogado y procurador?

No, para iniciar el expediente no es precisa la intervención ni de abogado ni de procurador, puedes hacerlo tú mismo acudiendo al Juzgado. Lo que necesitarás es presentar un escrito bien argumentado y explicando lo que pides. ¿No sabes como hacerlo? Mira los modelos que tenemos para ti. Una forma sencilla de conseguir la autorización con la confianza de que ha sido redactado por un abogado, pero sin los costes de acudir a uno. 


 
¡CONSÍGULE YA!
 
¡CONSÍGULE YA!
 

¿Quién debe pagar los gastos ocasionados por el expediente?

Los gastos de la tramitación del expediente y los que se originen por la intervención peritos, psicólogos u otros profesionales debe pagarlos el solicitante o, si son gastos derivados de la práctica de pruebas, quien las haya propuesto.

 
 
Métete-en-tus-asuntos---Abogados-de-Divorcio-y-Familia.jpg

Déjalo en nuestras manos

Sabemos que es complicado, pero estamos aquí para ayudarte. Tu historia es la nuestra.



CONSULTAR AHORA

También te gustará