Cuotas de la Comunidad y divorcio: ¿Quién las paga?

¿Quién debe pagar las cuotas de la comunidad tras el divorcio? ¿El propietario o el cónyuge que tiene el uso? 

 
Cuota Comunidad-divorcio.png
 

Las facturas de la Comunidad

Si algo saben seguro los lectores que hayan pasado por un divorcio es que los gastos se multiplican tras la separación. Las facturas no dejan de llegar y lo que antes se sufragaba a base de dos sueldos se debe sostener ahora con uno solo. Cada gasto cuenta. Por ello, hoy dedicamos nuestro artículo a las cuotas de la Comunidad de propietarios, grandes olvidadas durante el proceso de divorcio:

1. Las cuotas de Comunidad: ¿Gasto de quien la usa casa o del propietario?

Las cuotas la Comunidad son unos de esos gastos a los que no prestamos demasiada atención durante el proceso de divorcio. No se suelen mencionar en el convenio regulador, quizás por olvido, quizás porque normalmente estamos más preocupados por resolver otras cuestiones más importantes como quién debe pagar la hipoteca tras el divorcio o la cuantía de la pensión de alimentos de los niños. Sin embargo, las facturas llegan todos los meses y cuando la economía familiar es apretada, hacer frente a este gasto puede hacerse muy cuesta arriba. 

cuotas-comunidad (4).jpg

La regla general para determinar a quién corresponde asumir los gastos de la vivienda tras el divorcio consiste en distinguir en función del tipo de gasto de que se trate:

  • Los gastos derivados del uso, es decir, aquellos que se generan al vivir en el inmueble como la luz, el agua o Internet son de cargo del ex cónyuge que tiene atribuido el uso de la vivienda, pues es quien usa esos servicios y, por tanto, el que genera el gasto (a más uso más coste en la factura). 
  • Los gastos inherentes a la propiedad como el IBI o los impuestos vinculados al inmueble corresponden a quien sea propietario de la casa, porque lo que gravan estos impuestos es, precisamente, la propiedad de la vivienda.  Por ello, si la casa es propiedad de uno de los cónyuges, sea el que tiene el uso o no, es el titular el que debe asumir estos gastos. Si la vivienda es ganancial o propiedad de ambos estos gastos se pagarán a medias.

En resumen, salvo que se diga otra cosa en la sentencia de divorcio o en el convenio regulador, los gastos ordinarios que se generan con el uso de la vivienda son de cargo del ex cónyuge o que tiene atribuido el uso. Por el contrario, el IBI y otros gastos inherentes a la propiedad, que no dependen del uso y que habría que abonar aunque la casa permaneciese vacía, debe asumirlos el dueño de la vivienda. La duda es...  las cuotas de la Comunidad ¿Son gastos derivados del uso o dependen de la propiedad de la vivienda? ¿Quién tiene que pagarlas? 

2. Cuotas de Comunidad tras el divorcio: ¿Quién tiene que pagarlas?

El primer paso para establecer quién tiene obligación de abonar las cuotas de la Comunidad es ver lo que se dice al respecto en el convenio regulador o la sentencia de divorcio. Como sabemos, la sentencia es norma para los ex cónyuges y estos deben ceñirse a lo que en ella se diga respecto a cual de los cónyuges debe asumir el gasto de las cuotas de la comunidad, así como otros gastos de la vivienda. Pero... ¿Y si no se dice nada en el convenio ni en la sentencia? ¿Quién debe pagar entonces?

cuotas-comunidad (3).jpg

Nuestros tribunales no lo tienen del todo claro. Existen criterios dispares entre los diferentess Juzgados a la hora de decidir a quién corresponde asumir el pago de la Comunidad tras el divorcio, si al propietario o si al que usa la vivenda. Las posturas son esencialmente dos:

  • Los que entienden que las cuotas de la comunidad tienen que ser abonadas por el propietario pues es éste quien tiene asumidos unos derechos y obligaciones frente a la Comunidad de vecinos: es quién va a las Juntas, quien tiene derecho a voto, quien puede ser presidente, etc.. (No parece mal argumento ¿no?)
  • Los que consideran que los gastos de comunidad debe pagarlos el cónyuge que usa la vivienda porque, en la práctica, es el que se beneficia de los servicios de la Comunidad como la luz, la calefacción o el ascensor. (¿Ahora que te convence más?)

Este último criterio de que es el que usa la casa y no el propietario el que tiene obligación de pagar las cuotas de comunidad es el más extendido y el que venían aplicando hasta ahora la mayoría de tribunales. A modo de ejemplo, la Audiencia Provincial de Madrid daba estos argumentos para desestimar el recurso de la esposa que reclamaba a su ex marido la mitad de los gastos de comunidad del piso ganancial en el que ella residía tras el divorcio:

"Es jurisprudencia pacífica y unánime en las audiencias provinciales que los gastos de la Comunidad de Propietarios aunque sean responsabilidad de ambos cónyuges, por ser la casa ganancial, al estar atribuido su uso a los menores y a la madre en sentencia, las cuotas ordinarias cubren servicios que únicamente benefician a los menores y a la madre, porque se corresponden con la utilización y servicio del piso, como gastos inherentes a la ocupación del mismo, deben de abonarlo quien habita el inmueble y los utiliza, beneficiándose de los mismos, estando la esposa obligada a soportarlos al ostentar el uso y disfrute de la vivienda familiar." - AP de Madrid, Sentencia 17 de diciembre de 2015
cuotas-comunidad (1).jpg

Por fortuna, el Tribunal Supremo ha puesto fin a esta controversia en una reciente sentencia de junio de este mismo año. Dice el Alto Tribunal que los gastos de la Comunidad han de ser asumidos por el propietario de la vivienda y no por quien tiene atribuido el uso.

El principal argumento del Tribunal para sostener ahora este criterio es que las cuotas de la comunidad son una obligación de todos los propietarios que forman parte de una Comunidad y añade, además, que estas cuotas no sirven solamente para sufragar los servicios de la Comunidad como el ascensor o la luz, sino también para conservar adecuadamente las zonas comunes, lo que en último término aumenta (o al menos ayuda a conservar) el valor de la propiedad: 

"En cuanto a los gastos de comunidad, esta sala ha considerado en sentencia 373/2005, de 25 de mayo, que «la contribución al pago de los gastos generales constituye una obligación impuesta no a los usuarios de un inmueble, sino a sus propietarios, y, además, su cumplimiento incumbe a éstos no sólo por la utilización de sus servicios, sino también para la atención de su adecuado sostenimiento- se estima porque la participación en tiempo y forma en los gastos comunes, en bien del funcionamiento de los servicios generales, es una de las obligaciones del comunero, y los desembolsos derivados de la conservación de los bienes y servicios comunes no susceptibles de individualización repercuten a todos los condóminos». " Sentencia de 27 de junio de 2018
cuotas -comunidad.jpg

En conclusión:

Si nada se dice en el convenio regulador ni en la sentencia de divorcio, las cuotas de la comunidad de propietarios debe pagarlas el propietario de la vivienda, sea o no el que tiene atribuido el uso. Además, si la casa es ganancial, el cónyuge que ha pagado las cuotas de la comunidad tendrá un derecho de crédito frente a la sociedad. Esto quiere decir que tendrá derecho a que se le reintegren las cantidades pagadas de más en el momento en el que se haga la liquidación de la sociedad de gananciales y se repartan los bienes.  

Con este nuevo criterio fijado por el Supremo se abre una nueva posibilidad para quién tiene atribuido el uso de la vivienda y venía abonando las cuotas de la Comunidad: la posibilidad de reclamar a su ex las cuotas pagadas hasta el momento y que, en realidad, debían pagar ambos por ser la casa ganancial.

 

3. ¿Puede la Comunidad reclamarme a mi la totalidad de las cuotas si la casa es ganancial?

Hemos visto en los puntos antereriores que, cuando la vivienda es ganancial, la obligación de asumir las cuotas de la comunidad es de la sociedad de gananciales, o lo que es lo mismo, de sus dos titulares, los cónyuges. Ello implica que ambos deberían repartirse el gasto y abonar cada uno el 50% de la cuota. En la práctica, sin embargo, las cosas no suelen ser tan fáciles. Lo habitual es que las facturas lleguen al buzón de la casa y, por tanto, al ex cónyuge que tiene atribuido el uso de la vivienda. ¿Y el otro? Pues no siempre está dispuesto a pagar.

vivienda-gastos-(3).jpg

¿Puede la Comunidad reclamarme solo a mi la totalidad de las cuotas? ¿Debo pagarlo todo o solo "mi parte"? 

Si, la Comunidad puede reclamar el total de la cuota a cualquiera de los propietarios, quien tendrá la obligación de pagarla íntegramente, aunque luego podrá reclamar a su ex cónyuge la parte correspondiente. 

¿Por qué es así? Muy sencillo: aunque los ex cónyuges estén ya divorciados, mientras no se hace el reparto de bienes no se produce ningún cambio en la propiedad y la casa sigue siendo ganancial. El estado civil de los cónyuges cambia, pero la situación jurídica de la vivienda no. Frente a la Comunidad todo sigue igual. 

Simplificando las cosas, a ojos de la Comunidad y de cualquier otro tercero, la sociedad de gananciales es como una "empresa" en la que los "socios" responsables son los cónyuges y el convenio regulador o la sentencia de divorcio son como "pactos internos de empresa" que no les afectan. Por ello, aunque en realidad la deuda "se divide" internamente al 50%, la Comunidad puede reclamar el pago de las cuotas a cualquiera de los cónyuges indistintamente y el reclamado deberá pagar íntegramente, sin perjuicio de que luego pueda reclamar al otro cónyuge su parte. 

Si he pagado yo íntegramente la Comunidad ¿Puedo reclamar las cantidades asumidas "de más"?

cuotas-comunidad (2) - copia.jpg

La respuesta depende del dinero con que se hayan satisfecho las cuotas:

  • si lo has abonado usando dinero ganancial- de las cuentas comunes, por ejemplo- no podrás reclamar esas cantidades, pues ya han sido abonadas a costa de la sociedad de gananciales.
  • si lo has abonado con tu dinero particular - por ejemplo, tu salario ganado después del divorcio- sí puedes reclamar las cantidades que te corresponden.

¿Cómo y cuando se puede reclamar?

El momento para reclamar esas cantidades es cuando se haga la liquidación de gananciales y el reparto de bienes. En ese momento, deberás presentar las facturas y pedir que se incluya en el pasivo de la sociedad una deuda a tu favor por las cantidades que hayas pagado de más. No olvides conservar todos los recibos.

¿Te ha gustado este artículo? ¡Dale a "Me gusta" y Compártelo!

Métete-en-tus-asuntos---Abogados-de-Divorcio-y-Familia.jpg

Déjalo en nuestras manos

Sabemos que es complicado, pero estamos aquí para ayudarte. Tu historia es la nuestra.


 


También te gustará


CONSULTAR AHORA