Padres separados: Desacuerdos sobre la Primera Comunión

Mi ex no quiere que mi hijo haga la Comunión y yo si ¿Quién decide en caso de desacuerdo? El padre/madre de mi hijo no permite que vaya a la Comunión ¿Puedo ir sin su consentimiento? El día de la Primera Comunión coincide con las visitas en casa del padre/ madre ¿Qué puedo hacer?

 
praying-31126_640.png
 

Mamá, Papa, es mi día

La Primera Comunión es uno de los eventos más importantes para un niño y un recuerdo que les acompañará toda la vida. Los cumpleaños, por ser abundantes, se olvidan. No la Primera Comunión. Yo recuerdo mi Primera Comunión como si fuese ayer. Meses yendo a catequesis, recitando el Credo a lágrima viva por los pasillos de mi casa mientras gritaba a mi madre "No quiero estudiar esta cosaaaaaaaaaaaaa", misas interminables que valían la pena solo por el momento de recibir aquella Hostia que te sabía a gloria, los nervios antes de confesarse, dos horas de peluquería, el dichoso cancán... Y por fin, llegó el día. Mi primera Comunión. Mis padres, abuelos, tios y primos, normalmente ocupados en sus propios menesteres, pararon sus vidas por un día para celebrar conmigo. Me hicieron regalos (el reloj Casio, la estrella de las Comuniones) y comimos en familia. Un gran día que todo niño merece disfrutar. También tus hijos.

Se acerca el mes de mayo, mes de Comuniones por excelencia, y los teléfonos de los abogados de familia están que echan humo. Padres y madres separados incapaces de ponerse de acuerdo sobre si el hijo hará la Primera Comunión, si irá o no a catequisis o sobre cómo, dónde y con qué invitados se celebrará el banquete. A veces, solo por molestar al otro:

Comunión (3).jpg

1. Desacuerdos sobre la Primera Comunión, ¿Quién decide?

Las disputas entre los padres separados/divorciados en relación a la Primera Comunión de los hijos son cada vez más frecuentes siendo, junto con la escolarización y el cambio de domicilio, las cuestiones que mayores conflictos generan. Aunque cada caso es diferente y tiene sus particularidades, casi todas las familias que acuden a nosotros vienen por desacuerdos en alguno de los siguientes puntos:

a) Realización de la Primera Comunión. El primero de los desacuerdos que puede sugir es sobre si el niño o niña va a hacer o no la Primera Comunión. Aquí suelen entrar en juego consideraciones religiosas, por ejemplo que uno de los progenitores sea creyente y el otro no, aunque tampoco faltan razones económicas. También los hay que se niegan a que el hijo acuda a catequesis.

b) Las decisiones sobre el banquete, el traje, las fotos, etc. Otro supuesto es aquel en que uno de los progenitores se convierte en el "organizador" de la fiesta, privando al otro de tomar todas las decisiones (aunque no suele molestarle que participe en el pago de la mitad de los gastos). También surgen desacuerdos por cuestiones económicas cuando, por ejemplo, uno de los padres quiere comprar un traje más caro, reservar en aquel restaurante o contratar algún servicio adicional (por ejemplo, animadores infantiles). La solución puede ser dejar que vuestro hijo o hija sea quien tome algunas de estas decisiones. Acordad entre vosotros un presupuesto realista que ambos podais asumir y dejad que el niño o niña elija su traje, por ejemplo.

c) Negar al otro la asistencia a la celebración o al banquete. El supuesto más habitual de disputas en relación a la Comunión de los hijos es aquel en que uno de los progenitores, normalmente el "organizador" de la fiesta niega al otro la asistencia a la ceremonia o al banquete privando al niño de pasar ese día tan especial con su padre y su madre. En mi opinión, esto es lamentable. Con independencia de quién haya organizado el banquete, de quién vaya a pagar por los gastos o de quién tenga la custodia, no hay que olvidar que es un día especial para vuestro hijo, en el que él y solo él deber ser el protagonista.
 

cooks-842244_1280.jpg

En caso de desacuerdo sobre la Primera Comunión ¿Quién decide?

La educación religiosa que elegimos para nuestros hijos es una decisión de gran trascendencia para su formación y, por ello, lo primero que debemos saber es que la Primera Comunión es una cuestión de patria potestad. Esto quiere decir que corresponde a ambos padres como titulares de la patria potestad decidir de común acuerdo sobre la Primera Comunión de los hijos, sin que uno de ellos tenga más poder de decisión que el otro. Dicho de otro modo, no importa quien tenga la custodia, a quién le toque estar con el hijo el día en que se pretende hacer la ceremonia, o quién vaya a pagar por la fiesta, todas la decisiones relativas a la Comunión de los hijos - si se celebra o no, edad, caquetequisis, traje, banquete, ceremonia, etc- corresponden siempre a ambos progenitores. 

Sabiendo esto, ¿Qué ocurre si no es posible llegar a un acuerdo? ¿El niño o niña se quedará sin hacer la Comunión? ¿Qué opciones tiene el padre/ madre que quiere que su hijo celebre la Comunión si el otro progentor se opone? Te lo contamos en el punto siguiente.


 
¡CONSÍGULE YA!
 

2. Mi ex se niega a que nuestro hijo haga la Comunión, ¿Qué puedo hacer?

¿Tu ex se niega a que vuestro hijo haga la Comunión? ¿No hay acuerdo sobre el banquete o no te permite asistir a la ceremonia? No te preocupes, afortunadamente los tribunales españoles cuentan con un procedimiento muy sencillo y barato que te permitirá resolver los desacuerdos con tu ex y encontrar una solución eficaz a las discrepancias sobre la Primera Comunión de vuestro hijo sin necesidad de presentar una demanda: el Expediente de Jurisdicción Voluntaria.

Comunión (2).jpg

Dice nuestro Código Civil:

"La patria potestad se ejercerá conjuntamente por ambos progenitores o por uno solo con el consentimiento expreso o tácito del otro. [...] En caso de desacuerdo cualquiera de los dos podrá acudir al Juez, quien, después de oír a ambos y al hijo si tuviera suficiente madurez y, en todo caso, si fuera mayor de doce años, atribuirá la facultad de decidir al padre o a la madre.[...]" art. 156 Código Civil.


¿Qué es y cómo funciona el procedimiento de Jurisdicción Voluntaria?

El expediente de jurisdicción voluntaria es un procedimiento que permite a cualquiera de los padres acudir ante el juez para solicitar autorización para un determinado acto- en este caso la Primera Comunión- cuando la decisión corresponde a ambos padres, pero no es posible llegar a un acuerdo con el otro progenitor. Con este expediente podrás, de una forma rápida y barata, solicitar al juez que te atribuya a ti el ejercicio exclusivo de la patria potestad por discrepancias sobre la Primera Comunión. Esto te permitirá tomar todas las decisiones sobre la Comunión de tu hijo aunque el otro progenitor se oponga, garantizando que el niño o niña disfrute de un día tan especial. 

Para iniciar este expediente tendrás que presentar un escrito en el Juzgado correspondiente al domicilio del hijo. Puedes hacerlo acudiendo tú mismo al Juzgado, sin necesidad de abogado ni procurador. Es importantante que el escrito que presentes esté bien argumentado, dejando claro lo que se pide y porqué se pide y exponiendo claramente las razones por las que creemos que el juez debe atender a nuestra petición. Se trata de convencer al juez de que lo que pedimos es lo mejor para el niño o la niña. Si conseguimos convencer al juez de ello, nos concederá lo que pedimos. Por ello, aunque no es necesario contar con abogado para iniciar este procedimiento, aconsejamos asesorarse debidamente antes de presentar el escrito.


 
¡CONSÍGULE YA!
 

¿Qué se puede pedir a través del Expediente de Jurisdicción voluntaria?

Al iniciar el Expediente de Jurisdicción Voluntaria lo que se solicita es que el juez nos conceda a nosotros "la facultad de decidir", es decir, que nos de la autorización para tomar unilateralmente las decisiones que, de otro modo, requerirían el consentimiento de ambos progenitores. Por lo tanto, el juez no autoriza o desautoriza la Comunión, sino que deja la cuestión en manos de uno de los padres, para que sea éste el que tome todas las decisiones. Entre las cuestiones para las que se puede/ debe pedir autorización las más comunes son:

  • Decidir si el hijo o hija podrá o no asistir a la catequesis

  • Decidir si el hijo o hija hará la Primera Comunión

  • Decidir los preparativos: elegir la fecha, el traje, el restaurante, el fotógrafo, etc.

  • Asisitir a la ceremonia y/o al banquete

  • Poder estar con el hijo/a el fin de semana que celebra la Comunión

Es importante dejar claro que en el escrito que presentemos al Juzgado debemos pedir autorización al juez para que nos atribuya la facultad de decidir sobre todas y cada una de las cuestiones anteriores. Si solo pedimos una autorización genérica para la realización de la Comunión eso será lo que se nos concederá, sin que se entienda incluida necesariamente la posibilidad de decidir sobre los demás aspectos relacionados.

3. Mi ex quiere impedir que asista a la Comunión de mi hijo, ¿Qué puedo hacer?

Uno de los conflictos que con mayor frecuencia se plantean en relación a la Primera Comunión de los hijos de padres separados o divorciados es aquel en el que uno de los progenitores, normalmente el "organizador" del evento, pretende excluir al otro de la celebración de la Comunión, ya sea negándole la asistencia impidiendole participar en los preparativos como la elección del traje, fotógrafo, estampitas, etc.

Comunión (1).jpg

Los argumentos que estos "padres organizadores" usan son siempre los mismos: "Yo pago el banquete y solo quiero que vaya mi familia", "Para que la niña nos vea discutir es mejor que no vengas" "os mi fin de semana". En este último caso, el progenitor que organiza la Primera Comunión se ha ocupado de elejir para la ceremonia una fecha que coincida con su régimen de custodia/vistas para posteriormente negarse a que el otro asista pues no le "toca" estar con el niño o niña ese fin de semana. 

¿Te encuetras en una situación parecida? Como padre o madre esto es lo que debes hacer:

La solución si te encuetras en un supuesto similiar es acudir al juez a través del Expediente de Jurisdicción Voluntaria para solicitar que te atribuya el ejercicio exclusivo de la patria potestad por discrepancias sobre la Primera Comunión y que se te autorice no solo a asistir a la ceremonia de la Primera Comunión sino incluso a disfruta de tu hijo o hija unas horas antes de la ceremonia o el día antes, aunque no se trate del fin de semana que tecorresponderían las visitas.

Este expediente puedes iniciarlo tú mismo sin necesidad de abogado ni procurador, presentando el escrito directamente el el Juzgado. No olvides que el escrito tiene que estar bien argumentado para conseguir convencer al juez. Escribe todos tus argumentos de forma ordenada, dejando claro qué es lo que pides y porqué eso es lo mejor para el niño o a niña.


 
¡CONSÍGULE YA!
 

Por último, queremos dejar claro que el día de la Comunión no se interrumpe "legalmente" el régimen de visitas establecido en la sentencia o en el convenio regulador de divorcio, por lo que el progenitor que se niega a que el otro vea al hijo no actua de manera ilegal - aunque sí inmoral-. Dicho esto, es lamentable que los padres /madres separados sigan utilizando a sus hijos como un arma contra el otro o como si fuesen una cosa de su propiedad e impedir que un hijo o hija celebre su primera Comunión sin uno de sus progenitores o sin sus abuelos o familiares por linea paterna o materna no es más que una muestra de egoismo. 

Como solución, algunos padres separados "optan" por realizar banquetes separados con las familias paterna y materna. En mi opinión, esto más que ayudar a resolver el problema, lo agrava. La Primera Comunión es un día especial para tus hijos y lo que lo hace tan especial no es el banquete, sino toda la celebración, todo lo que rodea al evento: prepararse por la mañana con el nuevo traje, la peluquería, asisitir a la ceremonia, recibir la eucaristía junto con sus compañeros, las felicitaciones de la familia, etc. El banquete o la fiesta posterior es solo una parte de esa celebración, pero no sustituye a todo lo demás y hacer dos fiestas separadas puede convertirse más en una obligación para el hijo que en una alegría. Por ello, en nuestra humilde opinión, los padres deberían hacer un esfuerzo mayor, dejar de lado sus diferencias por un día y asistir ambos a la misma ceremonia -incluso juntos- por el bien del hijo común. 

 
 
¡CONSÍGULE YA!
 
 
Métete-en-tus-asuntos---Abogados-de-Divorcio-y-Familia.jpg

Déjalo en nuestras manos

Sabemos que es complicado, pero estamos aquí para ayudarte. Tu historia es la nuestra.



¡CONSÍGULE YA!

También te gustará


CONSULTAR AHORA