Guardería, carné de conducir y otros casos dudosos: ¿Son gastos extraordinarios?

Comprar un ordenador, una tablet o la factura del móvil ¿Son gastos extra? ¿Quién tiene que pagar las clases de baile, el fútbol o la academia de idiomas? ¿Puedo reclamar al padre / madre de mi hijo la mitad de lo que cuesta el psicólogo? Analizamos estos y otros gastos ¿Son extraordinarios?

 
gastos-extra-reclamar
 

"Señora, su hijo tiene el paladar estrecho"

Parecía todo bajo control. Tras hacer miles de números, ya habías conseguido encajar los gastos del niño, la comida y las clases de taekwondo en la pensión mensual cuando de repente... "Señora, su hijo tiene el paladar estrecho, hay que ponerle un aparato expansor" y allí que aparece un gasto extra de 1000€ que, lo mires por donde lo mires, no te encaja en presupuesto. ¿Te suena, verdad?

Los gastos extraordinarios es lo que tienen, surgen cuando menos te los esperas y tienen la capacidad de hacer tambalear la economía de la familia más ahorradora. Por suerte, su coste se divide entre ambos padres al margen de la pensión de alimentos. ¿El problema? Los padres no siempre están de acuerdo en si el gasto es necesario o simplemente un capricho del otro. Y esque como sabrán los lectores que lleven un tiempo divorciados, la linea que separa los gastos necesarios de los supérfluos no siempre es tan nítida. Por ello, hoy dedicamos nuestro artículo a los gastos que generan mayores dudas y controversia entre los padres separados ¿Son ordinarios o extraordinarios?: 

1. LIBROS, MATERIAL ESCOLAR

Como ya explicábamos detalladamente en éste artículo, los libros y material escolar no se consideran gastos extraordinarios puesto que se trata de gastos previsibles y periódicos: se producen todos los años y sabemos con antelación la fecha aproximada en qué se producirán y su cuantía. Por lo tanto, estos gastos se consideran gastos ordinarios incluidos en la pensión de alimentos y, en consecuencia, debe hacerle frente el padre o madre que tenga la custodia.

extraescolares-casos.jpg

No obstante lo anterior, también es posible que los progenitores hayan acordado en el convenio regulador que los libros y material escolar sean considerados como gastos extraordinarios que ambos tendrán que pagar a medias al margen de la pensión. En ese caso, se estará a lo que diga el convenio y ambos padres tendrán que asumir el gasto.

2. OTROS GASTOS ESCOLARES: COMEDOR, AUTOBÚS Y EXCURSIONES

El comedor y transporte escolares son gastos incluidos en la pensión de alimentos que debe abonar el custodio. Estos gastos son claramente previsibles y se dan de manera periódica, por lo tanto no pueden ser considerados como extraordinarios. Los campamentos y excursiones extramuros que se realicen dentro de la educación reglada son gastos ordinarios incluidos en la pensión de alimentos. No son gastos extraordinarios ya que son algo habitual en el sistema educativo actual y, por lo tanto, es previsible que tendrán lugar y sabemos más o menos cuando. Además, en la mayoría de casos estas excursiones complementan o forman parte de la materia de estudio y tienen finalidad educativa, con lo que se entiende que son gastos ordinarios de educación de los hijos.

gastos-extraordinarios-casos

Las excursiones en las que hay que hacer un mayor desembolso, que suelen ser los viajes de fin de curso que duran varios días y en los que se incluyen estancias fuera de casa, también serán gastos ordinarios incluidos en el concepto de alimentos y no un gasto extraordinario. Esto es así porque son gastos que se producen periódicamente cada uno o dos años y siempre en las mismas fechas (entre mayo y julio) lo que nos permite saber con antelación que tendrán lugar y cuando.

Sin embargo, sí son gastos extra las clases de apoyo, porque son algo imprevisible que el hijo puede necesitar o no en función de sus calificaciones y rendimiento académico, lo que no se puede saber con antelación. Su coste se pagará a medias por ambos padres.

3. EXTRAESCOLARES

Ya hemos comentado este tema detenidamente en éste otro artículo, por lo que nos limitaremos a recordar que las extraescolares como la clases de natación o baile, los equipos deportivos, los conservatorios de música, etc., serán gastos extraordinario si así lo han acordado los padres en el convenio regulador. Es decir, si los padres pactaron en el convenio de divorcio pagar esas activiidades a medias, la extraescolar será un gasto extra.

gastos-extra- extraescolares

¿Y si no se dice nada en el convenio regulador?

En ese caso, es necesario que ambos padres acepten que el hijo asista a la actividad extraescolar y pagar su precio. Si uno de los progenitores no está de acuerdo en asumir el coste o en que el hijo asista a la actividad extraescolar, no se le podrá obligar a pagar por ella.

La excepción son aquellas actividades extraescolares a las que el hijo asistía regularmente estando aún los padres casados o en una relación. Estas actividades, que forman parte de la vida cotidiana del niño y no son algo nuevo, no se consideran por los tribunales como gastos extraordinario, sino como gastos ordinarios. La razón es que se trata de gastos periódicos y habituales que ya hubo ocasión de discutir en el convenio o durante la tramitación del divorcio. Por lo tanto, si los padres no acuerdan otra cosa, estos gastos se pagarán con cargo a la pensión de alimentos cuya cuantía tendrá que ajustarse a las necesidades de los hijos, incluyendo también estas actividades.

4. CLASES DE APOYO O REFUERZO

Las clases de apoyo o refuerzo escolar suelen considerarse un gasto extraordinario cuando son necesarias en atención a las calificaciones del hijo, pero no cuando simplemente son para "mejorar" o practicar una determinadad materia.

ññ.jpg

Esto quiere decir que si el niño saca malas notas o tiene dificultades para aprobar una asignatura incluida dentro del programa escolar y se le apunta a clases de apoyo para superar esa dificultad, el coste de esas clases será un gasto extraordinario que deberán asumir ambos padres, puesto que es algo necesario para la educación de los hijos. En cambio, cuando el hijo asiste a clases de idiomas, clases de música o cualquier otra actividad académica para mejorar sus conocimientos o habilidades pero no porque realmente tenga necesidades académicas, el coste de esas actividades solo será un gasto extra si ambos padres están de acuerdo en que el hijo asista y en pagar por mitades su coste.

5. GUARDERÍA

No es un gasto extraordinario puesto que se da periódicamente y es perfectamente previsible. Los costes de guardería entran dentro de la pensión de alimentos y, por tanto, debe pagarlos el custodio. Si las cuotas de guardería suponen un aumento relevante de los gastos de manutención que hace insuficiente la pensión de alimentos fijada, el padre o madre que tenga la custodia podrá instar la modificación de medidas para pedir un aumento de la pensión.

Además, como en los demás supuestos, nada impide que los progenitores pacten en el convenio regulador que la guardería tendrá la consideración de gasto extraordinario. En ese caso, las cuotas se abonarán por los dos en la proporción que hayan pactado, que normalmente será al 50 %. Hay que aclarar que quien tiene la obligación de hacer el pago en un primer momento es el progenitor custodio, pues es el responsable de atender al niño en el día a día. Una vez pagadas las cuotas íntegras, podrá reclamar al otro progenitor su parte presentando la factura. Además, solo será reclamable la parte correspondiente al coste real de la guardería, es decir, a lo que realmente se paga contando los descuentos o beneficios que puedan existir (descuentos de familia numerosa, guarderías de empresa, étc). 

6. PRIMERA COMUNIÓN

En principio, solo será un gasto extraordinario la compra del traje y siempre que los progenitores estén de acuerdo en que el hijo realice la Primera Comunión. Otros gastos como el banquete o las fotografías no suelen considerarse un gasto extraordinario ya que, el la mayoría de casos, cada uno de los padres encarga sus propias fotografías y realiza el banquete por separado. Si se realiza un único banquete y se contrata a un único fotógrafo el gasto sí tendrá que repartirse entre ambos padres como gasto extraordinario.

Los demás gastos deivados de la Primera Comunión, como peluquería, contratación de orquestas, grupos de animación, étc. solo serán extraordinarios si ambos padres consienten en realizarlos. En caso contrario, el progenitor que contrate los servicios será quien deba asumir el coste.

kids-1917925_1280.jpg

La diferencia entre los gastos de traje, banquete y fotografía con los demás gastos como peluquería o alquiler de grupos de animación o salas de recreo, está en que los primeros se consideran habituales en la celebración de la Primera Comunión. Por ello, basta con que ambos padres estén de acuerdo en que el hijo realice la Comunión para que esos gastos se consideren extraordinarios y deban pagarlos conjuntamente. Los demás gastos, en cambio, no están siempre presentes en toda celebración de la Primera Comunión y, por tanto, para que sean considerados gastos extraordinarios ambos padres deben estar de acuerdo y consentir en que se contrate el servicio concreto. No basta con un acuerdo general respecto de la Primera Comunión, hay que consentir en la realización de ese gasto en concreto. 

¿Problemas con la organización de la Primera Comunión? Visita nuestro artículo "Padres separados: Desacuerdos sobre la Primera Comunión"

7.COMPRA DE ORDENADOR, TABLET O MÓVIL

Nadie duda de que en los tiempos que corren el uso de un ordenador con acceso a Internet es casi un imprescindible. Los adultos lo usamos para el trabajo, como herramienta de ocio e incluso como sustituto de otros aparatos como la televisión o la radio. Los niños para jugar, ver videos en Youtube o para buscar información sobre su programa de televisión favorito. O, al menos, así era hasta no hace mucho.

extraescolares-casos (2).jpg

La realidad es que las cosas están cambiando y el ordenador es ya una herramienta de estudio y trabajo necesaria para todo niño en edad escolar. Los centros educativos los usan como herramienta de trabajo: los profesores envían deberes a los niños por correo, cuelgan vídeos didácticos en Internet o suben los archivos a la nube para que los alumnos los descargen. El ordenador ya no es algo prescindible, sino una herramienta más de trabajo y estudio.

¿Es un gasto extraordinario?

La compra de un odernador implica un importante desembolso económico que no siempre está al alcance de todas las familias, más aún cuando los padres están separados y ya no comparten una economía común. Sin embargo, muchas sentencias de nuestros tribunales entienden que se trata de un gasto ordinario incluido en la pensión de alimentos, por ser un gasto previsible en los tiempos que corren. Otras sentencias, en cambio, reconocen que se trata de un gasto extraordinario, pues aunque es previsible, no es periódico sino un gasto único. La compra de un ordenador se hace una vez no cada año o cada varios meses. Consideran también estas sentencias que es un gasto necesario, pues tiene como finalidad para cubrir una necesidad educativas del hijo.

Entonces ¿Quién tiene que asumir el coste? ¿Ambos padres o solo el custodio?

gastos-extra-movil

Como vemos la cuestión no está clara y dependerá de las circunstancias del caso concreto. Si se entiende que es un gasto ordinario: el coste debe asumirlo íntegramente el custodio pues se entiende incluido en la pensión de alimentos. Si, en cambio, la compra del ordenador se considera un gasto extraordinario, lo que nos parece correcto, el coste deberá repartirse por mitades entre ambos padres.

El problema viene a la hora de reclamar al otro progenitor que asuma su parte. En nuestro artículo "Gastos extraordinarios: cómo reclamarlos" hacíamos mención a los requisitos para solicitar al otro progenitor la mitad del coste: comunicar previamente al otro progenitor el gasto y que éste consienta, que el gasto sea asumible y que no esté ya cubierto su coste por alguna beca o ayuda. Sin embargo, cuando se trata de aparatos electrónicos como móvil, ordenador o tablet hay que añadir un requisito adicional: probar que el dispositivo es para el uso exclusivo del hijo. Y ésta es la parte difícil en la que los tribunales "no se mojan" porque la realidad es que en muchas familias solo se dispone de un ordenador, que usa el hijo, pero también el progenitor custodio, su nueva pareja, los hijos de otra relación, étc. 

8. UNIVERSIDAD: MATRÍCULA Y OTROS GASTOS

La matrícula en la universidad pública no se considera gasto extraordinario pues son periódicos, se producen cada curso escolar y previsibles, se dan siempre en la misma fecha. Consecuentemente, la matrícula universitaria, así como los libros y materiales necesarios para el curso deben pagarse con cargo a la pensión de alimentos. Ahora bien, el cambio de ciclo, del instituto a la universidad, suele implicar también un aumento de los costes en educación del hijo que puede significar que la pensión de alimentos no sea suficiente. La matrícula universitaria, los libros y materiales son mucho más caros de lo que lo eran en etapas de estudio anteriores como el bachillerato o la educación secundario. Además, si el hijo estudia fuera o en una localidad alejada, es muy probable que sea necesario alquilar un piso o una habitación en una residencia universitaria, incrementando todavía más lo costes.

¿Pueden reclamarse esos costes "a mayores" como gastos extraordinarios?

No, son gastos derivados de la educación de los hijos que son, como hemos dicho, previsibles y periódicos. Sin embargo, si suponen un gasto excesivo con respecto a la pensión de alimentos existente, el padre o madre custodio puede solicitar judicialmente que se revise y aumente la cuantía de la pensión de alimentos. Para ello tendrá que poner una demanda de modificación de medidas ante el juzgado que dictó la resolución en la que se fijaba la pensión de alimentos. En cambio, sí se pueden reclamar como gastos extraordinarios los derivados de los estudios universitarios, residencias, colegios mayores u otro tipo de alojamiento sí se realizan en otra provincia. 

people-2593593_1280.jpg

La matrícula en una universidad privada genera dudas. En algunos casos nuestros tribunales han entendido que se trata de un gasto extraordinario que necesita del consentimiento de ambos padres y que debe ser asumido por ambos. En otras ocasiones se ha llegado incluso a considerar que se trataba de un gasto extraordinario no necesario y, por tanto, no reclamable al progenitor que paga la pensión de alimentos, salvo que haya consentido en que se realizase la matrícula universitaria en una universidad privada. 

9. CURSOS EN EL EXTRANJERO Y ERASMUS

Los cursos en el extranjero para la formación académica del hijo (cursos de idiomas, másters, formación complementaria, etc.) se consideran gastos extraordinarios que deben asumir ambos padres en la proporción acordada (normalmente al 50%). Esto incluye tanto el coste del curso en cuestión como los demás gastos necesarios para su realización: compra de libros o material, billetes de avión, tren o autobús necesarios para el desplazamiento al país donde se realiza el curso, gastos de alojamiento, etc. 

En relación a las becas Séneca y Erasmus y a los demás programas de intercambio (ej. programa SICUE de intercambio universitario) hay que distinguir entre los gastos que son necesarios y aquellos que no lo son:

GASTOS NECESARIOS
  • Viaje de ida al incio de curso al país o provincia en que se realizará el curso y vuelta a casa.
  • Alojamiento en el país o provincia donde se realiza el Erasmus o Séneca.
  • Gastos de manutención y alimentación durante el curso.
  • Material y libros necesarios.
GASTOS NO NECESARIOS
  • Viajes de visita a casa en el medio del curso (Navidad, Semana Santa, puentes, etc).
  • Viajes turísticos por el país donde se realiza el Erasmus.
  • Salidas, fiestas o gastos en el tiempo de ocio.

Los gastos de becas Séneca y Erasmus, así como los derivados de otros programas de intercambio que no estén cubiertos por la beca o que excedan de la cuantía de la misma y sean necesarios (ver la tabla anterior) tendrán la consideración de gastos extraordinarios. Estos gastos tendrán que asumirlos ambos padres en la proporción que se haya acordado en el convenio regulador o en la sentencia de divorcio para los gastos extraordinarios (normalmente al 50%). Para reclamarlos al otro progenitor habrá que justificar todos esos gastos con facturas y tickets y, como es evidente, solo se le podrá exigir la parte del coste que no esté cubierta por la beca.

Los viajes de ida y vuelta a casa durante el curso, así como los viajes turísticos o de ocio dentro del país o provincia donde se realiza el Erasmus o Séneca no se consideran gastos extraordinarios, por ser innecesarios. Su coste se pagará con cargo a la pensión de alimentos o con los ingresos que el hijo perciba por su cuenta por trabajos temporales, pero en ningún caso se podrán reclamar al otro progenitor.

10. CARNÉ DE CONDUCIR

Hoy en día, la obtención del permiso de conducir es casi un imprescindible, tanto para desplazarse por la ciudad como para muchos trabajos en los que se exige tener vehículo o, al menos, disponer de carné de conducir. Por ello, la mayoría de tribunales sí lo consideran un gasto extraordinario que deben abonar ambos progenitores siempre que se cumpla con el requisito previo de que ambos presten su consentimiento. Si no hay consentimiento de ambos, habrá que pedir la autorización judicial o, en caso contrario, no se podrá reclamar su importe al otro progenitor.

boy-958475_1280.jpg

11. Tratamiento con profesionales: psicólogos, logopedas, pedagogos, étc.

Los tratamientos médicos que el hijo pueda necesitar y que no estén incluidos en la Seguridad Social se consideran gastos extraordinarios pues son imprevisibles y transitorios. No se trata de gastos habituales, sino de gastos puntuales para ayudar al hijo a superar una dificultad. Se deben sufragar por ambos padres y al margen de la pensión de alimentos.

Sin embargo, no hay que olvidar que la decisión de si el hijo acude o no a tratamientos con alguno de los anteriores profesionales es una de esas decisiones que necesitan el consentiemiento de ambos padres. En caso de que no exista acuerdo ni consentimiento de ambos, el hijo no podrá someterse al tratamiento.

12. FISIOTERAPIA, REHABILITACIÓN Y CUIDADOS PALIATIVOS

Los gastos de clínicas privadas y tratamientos de fisioterapia necesarios para la rehabilitación o recuperación del menor y que no estén cubiertos por la Seguridad Social son gastos extraordinarios que se deben pagar por ambos progenitores. Se trata de gastos que sin duda alguna son necesarios y no opcionales y, por tanto, se considerarán siempre gastos extraordinarios que ambos padres deben asumir, estén o no de acuerdo en que se realice el tratamiento.

13. Gastos derivados de una enfermedad o discapacidad del hijo

Los gastos generados para el tratamiento de una enfermedad prolongada (ej medicamentos, pruebas médicas, étc.) o los derivados de cualquier discapacidad (ej. silla de ruedas) no son gastos extraordinarios, sino gastos ordinarios incluidos en la pensión de alimentos. Por ello, si el hijo sufre de alguna discapacidad habrá que fijar una cuantía más elevada de la pensión de alimentos que sea suficiente para cubrir sus necesidades. 

kids-2639869.jpg

¿Y qué sucede si la enfermedad/discapacidad se descubre o surge después del divorcio? ¿Es posible reclamar al otro progenitor una parte de los gastos de tratamiento cómo gastos extraordinarios?

Depende. Si se trata de un gasto único, esporadico y excepcional como puede ser la compra de una silla de ruedas, unas muletas o una silla adaptada para el coche, sí podría reclamarse al progenitor no custodio que asuma parte del coste de los mismos en concepto de gasto extraordinario. Del mismo modo, serán extraordinarios los gastos por la realización de obras de adaptación de gran embergadura como, por ejemplo, la instalación de un ascensor en el domicilio.

Sin embargo, en muchos casos, las enfermedades, dolencias o discapacidades que el hijo tiene requieren un tratamiento prolongado que puede durar años. Los gastos derivados de las mismas serán, entonces, algo habitual y ordinario y no algo excepcional. Como consecuencia, si la enfermedad o discapacidad surge o se descubre después del divorcio lo recomendable es solicitar al Juzgado una modificación de medidas pidiendo que se aumente la cuantía de la pensión de alimentos por un aumento de las necesidades del hijo como consecuencia de su enfermedad/discapacidad.


 

No pierdas ni un segundo más. Te ayudamos a reclamar los gastos extraordinarios

 
 
Métete-en-tus-asuntos---Abogados-de-Divorcio-y-Familia.jpg

Déjalo en nuestras manos

Sabemos que es complicado, pero estamos aquí para ayudarte. Tu historia es la nuestra.



CONSULTAR AHORA

También te gustará