Irse de casa tras la ruptura: lo que puedes llevarte y lo que no

 
abandonar-vivienda.png
 

¿Cómo recupero mis cosas?

Los hay que se van de casa con una mano delante y otra detrás llevándose poco más que lo puesto. Pasado el mal trago, se dan cuenta de todo lo que han dejado atrás y quieren recuperar sus pertenencias, pero se encuentran con un ex que les impide la entrada al domicilio, que se niega a entregarle sus cosas o que directamente se ha desecho de ellas (o eso dice). Desesperados acuden a nosotros: "¿Cómo recupero mis cosas?". En el lado opuesto están los que se lo llevan todo, dejando la vivienda en azulejos y dinteles. Estos abandonan la casa adueñándose de todo lo que encuentran a su paso, desde la televisión hasta la roomba. Y aunque dicen que en amor y guerra todo vale, esto no  es exactamente la verdad, al menos no desde punto de vista legal:

irse-de-casa-ruptura-(5).jpg

1. TUS COSAS: LO QUE PUEDES LLEVARTE AL IRTE DEL DOMICILIO FAMILIAR

Tu relación se ha acabado, está deteriorada o la situación en casa se ha hecho insostenible y has decidido irte de la vivienda familiar y comenzar una vida nueva. Si este es tu caso, sigue leyendo. Estas son las cosas que puedes (y debes) llevarte contigo si decides abandonar el domicilio familiar:

tus cosas PERSONALES

Los bienes personales son todos aquellos de tu uso propio y personal y que no utilizan habitualmente otros miembros de la familia. Los ejemplos más típicos son la ropa, los accesorios y los enseres de aseo o cuidado personal, como la maquinilla de afeitar o el rizador de pelo, pero también entran en esta categoría otros objetos personales como el móvil, el ordenador personal o los documentos privados. 

Los BIENES PRIVATIVOS

irse-de-casa-ruptura (6).jpg

También puedes llevarte contigo aquellos bienes que te pertenezcan con carácter privativo, es decir, los que son tuyos de manera individual y no son de titularidad ganancial ni comunes. Se consideran bienes privativos:

  • los que ya tenías antes de casarte;
  • los que hayas comprado con tu dinero;
  • los regalos que te hayan hecho;
  • los bienes u objetos heredados;
  • los bienes donados o que hayas recibido gratuitamente;
  • la ropa, los accesorios y los objetos de uso personal;
  • los instrumentos necesarios para llevar a cabo tu profesión.

Lo ideal es que te lleves todas estas cosas contigo una vez decidas abandonar el domicilio, así evitarás problemas en caso de que tu ex se niegue a entregártelas en el futuro. Si esto no es posible, te recomendamos que hagas un inventario con todos los bienes que te pertenecen y su valor, incluyendo fotos de los objetos más importantes para ti. Con esto podrás prevenir que tu ex se deshaga de ellos o niegue que se encuentren en la vivienda. 

lo necesario PARA tu PROFESIÓN

Al abandonar la vivienda también podrás llevarte todos los aparatos o utensilios que usas para ejercer tu profesión, en caso de que estuviesen en la casa común. Hablamos no solo de herramientas de taller o maquinaria, sino de todo aquello que utilices en tu oficio como herramientas, ordenador portatil, cámara de fotos, documentos, etc.

irse-de-casa-ruptura (2).jpg
irse-de-casa-ruptura (9).jpg

Como excepción, si tu ex pareja y tú teneis un negocio en común y ambos trabajais en dicho negocio, no podrás sustraer las herramientas o utensilios de la vivienda (o local) nisiquiera aunque solo tú los utilices, ya que se entiende que son necesarios para que el negocio siga funcionando. Así, por ejemplo, no es posible llevarse las sartenes de un restaurante que pertenece a ambos miembros de la pareja, aunque uno sea el cocinero del local y el otro solo se dedique a servir las mesas, pues el negocio es común. 

2. COSAS DE CASA: LO QUE NO PUEDES LLEVARTE

Has decidido dejar la vivienda en común que compartias con tu pareja. Haces las maletas, coges tus cosas y te vas de casa. Días después recibes una demanda por sustracción indebida "¿Queéééééé? ¿Cómo es posible? Pero si lo he pagado yo". La respuesta a ojos de un abogado es sencilla: hay determinadas cosas que no puedes sacar de la vivienda familiar hasta que se haga el reparto de bienes, nisiquiera aunque sean tuyas o las hayas comprado con tu dinero:

los MUEBLES Y ENSERES DE  LA CASA (EL AJUAR DOMÉSTICO)

El cónyuge que abandona el domicilio no puede llevarse nunca consigo los bienes que forman parte del ajuar doméstico, pues se consideran bienes vinculados a la vivienda y necesarios para su uso. Como ya explicábamos aquí, la atribución del uso de la vivienda familiar durante el divorcio incluye no solo la vivienda en sí, sino también todos los bienes que forman el ajuar. El que se queda tiene derecho no solo a residir en ella, sino también a quedarse con el uso de todos los bienes que forman el ajuar, que no pueden ser retirados. Por ello, si decides irte de casa, ten presente que no podrás llevarte contigo nada que forme parte de ese ajuar doméstico que, como veremos, incluye la mayoría de muebles y objetos de la casa.

irse-de-casa-ruptura (10).jpg

¿Qué bienes forman parte del ajuar doméstico?

irse-de-casa-ruptura (1).jpg

El ajuar doméstico es todo el conjunto de muebles, electrodomésticos, utensilios de cocina, ropa de cama, toallas, objetos de decoración y demás bienes que se encuentran en la vivienda familiar y son usados habitualmente por la familia. Son bienes del ajuar:

  • Todos los muebles de la vivienda (camas, mesillas, armarios, sofás, mueble TV, mesa, sillas, etc).
  • Todos los electrodomésticos, tanto los grandes (lavadora, nevera, vitrocerámica, horno, lavavajillas, etc.) como los pequeños electrodomésticos (microondas, robot de cocina, aspirador,secador del pelo, etc.).
  • La televisión y todos sus accesorios. Pese a ser un electrodoméstico lo mencionamos aparte por la gran controversia que suele generar el reparto de bienes electrónicos. Tanto la TV como los demás aparatos electrónicos que sean de uso de la familia en el hogar (cadena de música, altavoces, etc.) son ajuar doméstico y el cónyuge que abandona la vivienda no puede llevárselos consigo, aunque los haya comprado con su dinero, salvo que la otra parte esté de acuerdo.
  • Utensilios de cocina, tanto los necesarios para concinar como los usados para comer como la vajilla o los cubiertos.
  • Ropa del hogar: manteles, sábanas, toallas, etc.
  • Adornos y objetos de decoración de la casa.

En definitiva, son parte del ajuar todos los muebles, electrodomésticos y enseres de la vivienda que son esenciales para que la familia haga de ella su residencia y tenga todo lo necesario para vivir en ella normalmente. De nada serviría que se atribuya el uso de la vivienda a uno de los cónyuges y a los hijos comunes si después el otro dejase la casa vacía, sin muebles ni utensilios para la vida diaria. Todos estos bienes deben permanecer en la casa hasta que se atribuya el uso de la vivienda o se haga el reparto, por lo que no podrás llevártelos contigo.

LOS BIENES DE USO ORDINARIO DE LA FAMILIA (el coche familiar)

Si te vas de casa tampoco podrás llevarte los bienes de uso ordinario de la familia. Cuando hablamos de bienes de uso ordinario de la familia nos referimos a aquellos bienes que no son propiamente muebles o utensilios ligados a la vivenda, pero que son utilizados normalmente por los miembros de la familia en su vida cotidiana. Son, por tanto, aquellas cosas que sin formar parte del ajuar doméstico, sirven a un uso familiar. 

irse-de-casa-ruptura (7).jpg

Un ejemplo claro de este tipo de bienes es el coche familiar. El coche usado por la familia en su día a dia para ir al trabajo, hacer las compras o dejar a los niños en el colegio es considerado normalmente por nuestros Tribunales un bien de uso ordinario de la familia y, por tanto, el cónyuge que decide abandonar el domicilio no puede llevárselo consigo salvo que el otro cónyuge esté de acuerdo. Queremos dejar claro que cuando hablamos de coche familiar nos estamos refiriendo al que usa normalmente la familia para realizar las actividades de la vida diaria, con independencia del modelo, marca y configuración que tenga el vehículo. 

Si el divorcio es de mutuo acuerdo los cónyuges son los que deciden el reparto de los bienes y, por tanto, a quién se le adjudica el coche, ya sea de manera definitiva o solo temporalmente. En cambio, cuando los cónyuges deciden ir a juicio para tramitar su divorcio, es el juez el que decide a cual de ellos atribuye el uso del vehículo. Al igual que ocurre con la vivienda familiar y con los bienes del ajuar doméstico, el juez no entra a valorar quién es el dueño del coche ni decide sobre su titularidad, sino que simplemente concede a uno de los cónyuges el derecho a usar el coche durante un determinado periodo de tiempo (normalmente mientras no se reparten definitivamente los bienes del matrimonio).

los BIENES DE VALOR

El cónyuge que se va de la vivienda tampoco puede extraer de ella los bienes que tengan gran valor económico, aunque no formen parte del ajuar familiar, salvo que sean suyos con carácter privativo. Hablamos por ejemplo de cuadros, joyas, muebles de importante valor económico, vehículos (motos, embarcaciones..) o antiguedades que pertenezcan a ambos cónyuges. Evidentemente, como comentábamos en el punto primero de este artículo, el cónyuge que abandona la vivienda puede llevarse de ella todo aquello que sea suyo con carácter privativo, por ejemplo, los bienes heredados o comprados antes del matrimonio, tengan el valor que tengan.

irse-de-casa-ruptura (3).jpg

Cuando hablamos de la prohibición de llevarse bienes de alto valor nos referimos a aquellos bienes comprados durante el matrimonio y que pertenezcan a ambos cónyuges, pero también a aquellos bienes sobre los que no haya acuerdo sobre a quién pertenecen. En estos casos, para evitar que cualquiera de los cónyuges se lleve o venda esos bienes, se recomienda hacer un inventario mediante acta notarial, en el que quede contancia de todos los bienes que existían en el momento de la separación y el valor de los mismos. Con esto nos guardamos las espaldas y podremos reclamar en caso de que nuestro ex cónyuge niegue que esos bienes existían o que se los haya quedado.

LAS COSAS DE LOS NIÑOS

irse-de-casa-ruptura (1).JPEG

Las cosas de los niños son propiedad de estos, con independencia de quién las haya comprado y deben permanecer en poder del padre o madre que tenga la custodia o, de no existir todavía sentencia, que se quede de facto a cargo de los hijos comunes. Si abandonas el domicilio familiar llevándote contigo a tus hijos es natural que recojas también los bienes que estos que puedan necesitar y que les pertenezcan como su ropa, sus enseres personales o los libros y material para el colegio. En cambio, si tus hijos se quedan en la vivienda familiar con el otro progenitor, sus pertenencias deberán permanecer también en el domicilio.

Es frecuente que el progenitor que abandona la vivienda se lleve consigo bienes de valor que pertenecen la los hijos alegando, por ejemplo, que fueron un regalo de los abuelos o que el otro progenitor se quiere beneficiar a costa del niño. Esto ocurre, por ejemplo, con las joyas regaladas por los abuelos del progenitor que se va como los pendientes del bautizo o la cruz de caravaca de cuando era bebé. También es habitual que alguno de los padres se lleve objetos de valor o que han supuesto una inversión importante como el asiento adaptado para el coche o el carrito del bebé. 

irse-de-casa-ruptura (8).jpg

LOS BIENES COMUNES O GANANCIALES

Por último, como es evidente, al abandonar la vivienda no puedes quitar de ella los bienes gananciales, pues no te pertenecen con carácter exclusivo. Los bienes gananciales son todos aquellos adquiridos en común durante el matrimonio. A la mayoría se nos vienen a la cabeza los muebles, el coche, la lavadora y otros bienes de la casa, pero también son gananciales otros objetos como los regalos de boda o las fotos familiares, por ejemplo.

Estos bienes habrán de repartirse en la liquidación de gananciales, atribuyendo a cada cónyuge los que correspondan. Una vez hecha la liquidación, podrás retirar todos aquellos bienes que se te hayan adjudicado, pues ya  no serán comunes sino solo tuyos.

3. ME HE IDO DE CASA SIN RECOGER MIS COSAS: ¿CÓMO LAS RECUPERO?

Si te has marchado de casa sin recoger todas tus pertenencias, ya sea por olvido, por haber salido precipitadamente del domicilio o porque en aquel momento no tenías un lugar para dejarlas y ahora tu ex se niega a dártelas y/o a dejarte entrar en la vivienda para recogerlas, puedes optar por alguna de las siguientes soluciones para recuperar lo que es tuyo:

irse-de-casa-ruptura-(4).jpg
  • Si ya hay sentencia de divorcio. Cuando el divorcio es contencioso (sin acuerdo) la propia sentencia suele reconocer el derecho del ex cónyuge que abandona el domicilio a recoger sus cosas, dándole un plazo para ello. Revisa lo que dice tu sentencia y preséntate en el domicilio para recoger tus cosas dentro de ese plazo. ¡Ojo! si no lo haces podría entenderse que renuncias a ellas.
Gino Strikes and Wins!.jpg

¿Qué pasa si no puedes recogerlas porque tu ex te impide la entrada en el domicilio? Si a pesar de existir sentencia reconociendo tu derecho a la retirada de tus bienes del domicilio familiar, tu ex sigue impidiéndote la recogida de tus cosas, te aconsejamos que hables con un abogado lo antes posible para solicitar la ejecución de la sentencia y evitar que tu ex se desaga de tus bienes. 

  • Si todavía estáis en trámites de divorcio y tu ex se niega a entregarte tus cosas tendrás que acudir al Juzgado y solicitar autorización judicial para la retirada de enseres personales del domicilio. Te aconsejamos que hagas una lista o inventario de todos los bienes que te pertenecen y que siguen en la que era la vivienda familiar, para evitar que tu ex las tire, las venda o se deshaga de ellas de cualquier otro modo y la presentes al juez junto con tu petición.  
  • Si no existe convenio o sentencia (u otra disposición judicial provisional) puedes acudir directamente al domicilio y retirar tú mismo tus bienes personales pues la entrada y salida del domicilio común es libre para ambos hasta que el juez determine lo contrario. El problema en la práctica se da cuando el que se queda ha cambiado la cerradura de la vivienda, impidiendo de facto al otro acceder a la misma y, por tanto, llevarse sus cosas.  ¿Qué puedes hacer en ese caso? Te lo contamos aquí.
 
Métete-en-tus-asuntos---Abogados-de-Divorcio-y-Familia.jpg

Déjalo en nuestras manos

Sabemos que es complicado, pero estamos aquí para ayudarte. Tu historia es la nuestra.



CONSULTAR AHORA

También te gustará