¿Tienes derecho a pensión compensatoria?

¿Quién puede pedir la pensión compensatoria? ¿Cómo solicitar la pensión compensatoria? ¿Cuánto deben pagarme? ¿En qué se fija el juez para fijar el importe de la pensión? ¿Qué hacer si mi ex no me paga la pensión? ¿Cómo puedo reclamar ? ¿Qué hacer si no puedo pagar? ¿Cuáles son los supuestos en que se pierde el derecho a la pensión compensatoria? ¡En este artículo te damos todas las respuestas!

 
pension compensatoria
 

La pensión compensatoria

Un divorcio siempre trae consigo un importante cambio en la vida de los cónyuges. Además de las complicaciones a nivel emocional, especialmente cuando hay hijos en común, surgen otras dificultades económicas motivadas por el cambio en el nivel de vida, de domicilio, de economía familiar. Para intentar mitigar los efectos negativos de la ruptura de la pareja está la pensión compensatoria:

1. QUÉ ES LA PENSIÓN COMPENSATORIA Y CÓMO SOLICITARLA

La pensión compensatoria consiste normalmente en una cantidad fija de dinero que uno de los cónyuges tiene que abonar al otro en los casos de separación o divorcio, si se dan determinadas circunstancias. Lo más frecuente es que la pensión se abone de manera periódica cada mes.

solicitud-pension-compensatoria

¿Quién puede solicitar la pensión compensatoria? 

El artículo 97 del Código Civil establece que tiene derecho a la pensión compensatoria "el cónyuge al que la separación o el divorcio produzca un desequilibrio económico en relación con la posición del otro, que implique un empeoramiento en su situación anterior en el matrimonio". 

A pesar de que lo más frecuente es que sea la mujer la solicitante de la pensión, cualquiera de los cónyuges podrá solicitar la pensión compensatoria si, al separarse o divorciarse, su situación económica ha empeorado causándole un desequilibrio en comparación con el otro. Lo relevante es que el cónyuge que solicita la pensión haya sufrido un empeoramiento en su situación económica en comparación con el nivel de vida que llevaba durante el matrimonio quedando en una situación de desequilibrio con respecto al otro cónyuge. 

En un juicio de separación o divorcio, será el juez quien valorará si existe un desequilibrio económico entre los cónyuges atendiendo a:

  • el nivel de vida en el matrimonio, es decir, el que tenía el cónyuge que solicita la pensión en el momento anterior a la separación o el divorcio;

  • la situación en que se encuentra el cónyuge solicitante el momento inmediatamente posterior a producirse el divorcio.

Para que se reconozca el derecho a la pensión compensatoria es necesario que haya un empeoramiento patrimonial evidente entre la situación económica que disfrutaba el solicitante cuando aún estaba casado (en el momento inmediatamente anterior al divorcio) y la situación en que se encuentra tras la separación o divorcio. La pensión compensatoria podrá acordarse cuando valorando estos dos momentos resulte claro que el solicitante de la pensión se ha visto perjudicado por el divorcio o la separación.

Cuando ha habido un tiempo prolongado de separación de hecho sin que se haya solicitado judicialmente la separación o el divorcio, los Tribunales no suelen reconocer el derecho a la pensión compensatoria. Esto es así porque se entiende que al llevar muchos años separados, la vida independiente que ha llevado cada uno acredita que no existía desequilibrio.

La pensión compensatoria tiene como finalidad mitigar el cambio brusco en el nivel de vida de uno de los cónyuges como consecuencia de la separación o el divorcio. Normalmente se da en aquellos casos en que uno de los miembros de la pareja se ha dedicado al cuidado del hogar y los hijos durante años y, al momento del divorcio, carece de experiencia profesional o de cualificación. Sin embargo, este requisito no es imprescindible. Es posible solicitar la pensión compensatoria aunque ambos miembros de la pareja tengan trabajo u otros ingresos e incluso aunque esos ingresos sean suficientes para vivir cómodamente. La única exigencia es que haya habido un cambio en el nivel de vida de uno de los cónyuges y que ese cambio tenga como causa la separación o el divorcio.

En resumen, para poder solicitar la pensión compensatoria deben cumplirse los siguientes requisitos:

Requisitos para solicitar la pensión compensatoria

  • Separación o divorcio. No se puede solicitar en los casos de nulidad del matrimonio.
  • Desequilibrio económico en perjuicio de uno de los cónyuges como consecuencia de la separación o el divorcio. Es imprescindible que el cambio de nivel de vida tenga como causa la separación o el divorcio y no otras circunstancias como puede ser la pérdida de empleo.
  • Prueba del desequilibrio económico. El cónyuge que solicite la pensión compensatoria tiene que probar que existe un desequilibrio en relación con el otro cónyuge y que ha sufrido un empeoramiento con respecto a su situación en el matrimonio.
  • No se requiere que exista situación de necesidad, se puede conceder aunque el solicitante tenga recursos suficientes. Lo relevante es que su nivel de vida haya empeorado como consecuencia del divorcio o la separación.
  • No requiere que el cónyuge que solicita la pensión sea dependiente del otro cónyuge, podrá acordarse el establecimiento de la pensión aunque ambos cónyuges sean económicamente independientes.
  • No supone una equiparación de patrimonios. La pensión compensatoria no tiene como objetivo igualar los patrimonios de ambos cónyuges sino solamente evitar las consecuencias negativas que puede suponer para uno de ellos un cambio brusco en el nivel de vida que venía disfrutando durante el matrimonio.

¿Cómo se solicita la pensión?

Hay dos maneras de acordar la pensión compensatoria. En primer lugar, la pensión compensatoria puede establecerse por los cónyuges en el convenio regulador cuando el divorcio se haga de mutuo acuerdo, incluyendo una cláusula en la que se reconozca el derecho a la pensión compensatoria en favor de uno de ellos. Tendrán también que fijar la cuantía y los criterios que se utilizarán para actualizarla. Si se trata de una separación o divorcio en el que no hay acuerdo entre los cónyuges, la solicitud de pensión compensatoria se hará en la demanda de divorcio.

2. CUANTÍA DE LA PENSIÓN: CÓMO SE FIJA LA PENSIÓN

La pensión compensatoria consistirá normalmente en una cantidad de dinero que uno de los cónyuges tendrá que abonar al otro mes a mes. Sin embargo, puede sustituirse por el usufructo de determinados bienes, o por la entrega de algún capital o de una cantidad de dinero, normalmente pagado de una sola vez, si así lo deciden los cónyuges de común acuerdo o el juez por solicitud de alguno de ellos.

divorcio pension

¿Cómo se determina el importe de la pensión compensatoria?

La cuantía de la pensión compensatoria dependerá de las circunstancias concretas de cada caso. Si la pensión se ha establecido de común acuerdo serán los propios cónyuges los que deberán decidir la cuantía de la pensión. También tendrán que establecer la periodicidad (pago mensual, semanal, trimestral...) y el modo en que se efectuarán los pagos (ingreso en cuenta, transferencia...).

Cuando no exista acuerdo entre los cónyuges, el establecimiento de pensión compensatoria se fijará en la sentencia judicial de separación o divorcio. En este caso, será el juez el que determinará el importe de la pensión teniendo en cuenta las cantidades máxima y mínima pedida por cada uno de los cónyuges. Esto quiere decir que el juez va a decidir la cuantía de la pensión fijando el importe entre el máximo pedido por uno de los cónyuges y el mínimo pedido por el otro.

Los tribunales, además, tendrán en cuenta los siguientes criterios para fijar el importe de la pensión:

Criterios utilizados por el juez para fijar la cuantía de la pensión compensatoria

  • Los acuerdos a que hubieran llegado los cónyuges. Valorará los acuerdos a los que hayan llegado los cónyuges por su cuenta, incluso aquellos a que hubiesen llegado en el pasado, aunque ya no los apliquen. Así, por ejemplo, si en un primer momento los cónyuges decidieron fijar una pensión de 400 euros a favor de uno de ellos y, llegado el juicio, el cónyuge que solicita la pensión pide una cuantía mayor, el juez tendrá en cuenta que anteriormente había acordado fijar la pensión en 400 €. Lo mismo ocurrirá cuando los cónyuges lleven viviendo separados un tiempo y uno de ellos ya abone alguna cantidad al otro de manera voluntaria.
  • La edad y el estado de salud de quien solicita la pensión.
  • La cualificación profesional y las probabilidades de acceso a un empleo del cónyuge que solicita la pensión. Se tendrá en cuenta si el solicitante tiene o no formación específica para ejercer alguna profesión y las posibilidades reales que tiene para encontrar en empleo. Así, por ejemplo, una persona que no tiene ninguna formación o no ha trabajado durante un periodo de tiempo muy prolongado, tendrá más dificultades a la hora de encontrar un empleo que el que si disponga de formación y experiencia.
  • La dedicación pasada y futura a la familia. Se tendrá en cuenta el tiempo que el solicitante de la pensión ha invertido en la educación de los hijos. También se valorarán las distintas responsabilidades que cada uno de los cónyuges asuma desde el divorcio con respecto a los hijos menores, especialmente si el solicitante de la pensión asume una carga mayor.
  • La colaboración con su trabajo en las actividades profesionales o empresariales del otro cónyuge. Cuando el cónyuge que solicita la pensión ha trabajado para el otro cónyuge sin cobrar un salario o ha contribuído en el negocio o profesión del otro sin remuneración, el tribunal habrá de valorar esta circunstancia para decidir la cuantía de la pensión.
  • La duración del matrimonio y el tiempo de convivencia conyugal.
  • La posible pérdida de otro derecho de pensión. Si el solicitante pierde el derecho a cobrar alguna pensión o subsidio como consecuencia del divorcio, el juez tendrá en cuenta esta circunstancia para fijar la cuantía.
  • El patrimonio, los medios económicos y las necesidades de uno y otro cónyuge. Una de las cuestiones más importantes a valorar por el juez es la capacidad económica de uno y otro cónyuge. Se valorarán los ingresos y el patrimonio de cada uno y especialmente de la persona que debería abonar la pensión.
  • Cualquier otra circunstancia que se considere relevante en el caso concreto. Por ejemplo, que uno de los cónyuges tenga otros gastos inevitables como el pago de la hipoteca o de la pensión de alimentos de los hijos.

La sentencia de divorcio o separación determinará el importe de la pensión compensatoria teniendo en cuenta todas las circunstancias anteriores y, además, la cantidad máxima pedida por el solicitante y la cantidad mínima que ha solicitado pagar el cónyuge al que se le exige la pensión. 

3. PAGO DE LA PENSIÓN: ¿CUANDO Y CÓMO HAY QUE PAGARLA?

No hay normas preestablecidas en cuanto al momento o formas de pago de la pensión compensatoria. Los periodos de pago serán los que establezcan los cónyuges en el convenio regulador o el juez en la sentencia. Lo más frecuente es pactar el pago de una cantidad mensual, pero nada impide acordar otros periodos diferentes. Si no se establece un periodo de manera expresa, la pensión se pagará por meses anticipados y dentro de los cinco primeros días del mes. Normalmente, los pagos se harán mediante un ingreso en la cuenta del beneficiario o mediante transferencia bancaria, pero puede establecerse un modo de pago diferente.

¿Cómo se actualiza la pensión? ¿Puedo reclamar las cantidades aunque no lo haya hecho antes?

La cuantía de la pensión deberá actualizarse periódicamente para adaptarse a la subida de nivel de vida y a la devaluación de la moneda.  Las reglas para su actualización estarán fijadas en la sentencia o el convenio en que se acuerde el establecimiento de la pensión compensatoria. Normalmente se acordará actualizarla conforme al IPC. El derecho a la actualización nunca prescribe, lo que quiere decir que siempre será posible solicitar la actualización de la pensión, aunque no se haya solicitado antes. Sin embargo, el derecho a reclamar las cantidades debidas que no se hayan pagado prescribe a los 5 años. 

4. FALTA DE PAGO DE LA PENSIÓN: CÓMO ACTUAR SI TU EX NO TE PAGA LA PENSIÓN

¿Cómo reclamar las cantidades no pagadas?

Si tu ex pareja está obligada a abonarte la pensión y no te paga las cantidades debidas o lo hace solo parcialmente, entregando una cantidad menor a la establecida en el convenio regulador o en la sentencia, tendrás dos opciones:

a) Presentar demanda de ejecución solicitando el cumplimiento del pago. Esta demanda se presenta ante el mismo Tribunal que dictó la sentencia y consiste simplemente en pedir al juez que haga cumplir lo que se dictó en la sentencia. Una vez presentada la demanda, para lo que necesitarás abogado y procurador, el juez ordenará al cónyuge deudor de la pensión que abone las cantidades pendientes. Si aún así éste no paga, se le embargarán las cuentas, salarios u otros bienes de que disponga (inmuebles, vehículos...) y con ellos se pagarán las cantidades debidas y los gastos del juicio.

b) Reclamar por la vía penal. También podrás optar por ejercitar acciones penales si tu ex deja de abonarte la pensión durante dos meses consecutivos o cuatro meses no consecutivos. Si en el juicio se prueba que el ex cónyuge que tiene que pagar la pensión no paga pese a tener recursos económicos suficientes, es decir, no paga porque no quiere, será castigado por un delito de abandono de la familia del artículo 227 del Código Penal, con pena de prisión de 3 meses a un año o una multa de 6 a 24 meses.  Además, será condenado a pagar las cantidades debidas, salvo que tú como beneficiario decidas reclamarlas de manera independiente en un proceso civil.

¿Y si el ex cónyuge que tiene que pagar la pensión es insolvente?

Si quien tiene obligación de pagar la pensión no la abona porque no tiene recursos suficientes, no incurre en delito y, de celebrarse un juicio penal, saldría absuelto. Esto no quiere decir que no haya posibilidades de reclamar, ya que siempre se podrá reclamar el pago de las cantidades pidiendo la ejecución de la sentencia en el proceso civil. Lo que puede ocurrir en la práctica es que el deudor no tenga bienes propios con los que hacer frente al pago ni bienes que puedan ser embargados. En este caso pueden darse dos posibilidades:

  • Si existen bienes comunes del matrimonio que aún no han sido repartidos: podrás pedir que la parte de esos bienes que correspondería al deudor se te atribuya a ti como pago de las cantidades debidas.

  • Si no existen bienes comunes, ni el deudor tiene otros bienes conocidos: podrás esperar a que sea solvente para reclamar las cantidades debidas.

Sin embargo, en la práctica, cuando el ex cónyuge que tiene que abonar la pensión es insolvente, es muy probable que esas cantidades debidas nunca lleguen a cobrarse puesto que, los más frecuente en estos casos, es que el ex cónyuge deudor presente una demanda de modificación de medidas solicitando la reducción o la extinción de la pensión.  

¿Qué hacer en caso de no poder pagar la pensión?

Si estás obligado a abonar a tu ex pareja la pensión compensatoria y no puedes hacer frente al pago por un cambio en tus circunstancias económicas por pérdida de empleo, por aumento de gastos o por cualquier otra circunstancia, podrás solicitar la reducción o la extinción de la pensión presentando una demanda de modificación de medidas ante el Juzgado de Familia. Esta demanda tiene como objetivo modificar las medidas que se hayan acordado en la sentencia de separación o divorcio, en este caso, la pensión compensatoria.

Para poder solicitar la reducción o la extinción de la pensión debe existir un empeoramiento en tu situación económica que impida hacer frente al pago, lo que deberás probar en el juicio.  Además, será necesario probar la diferencia entre los recursos económicos que tenías en el momento en que se fijó la pensión y la situación económica en el momento de presentar la demanda, pues el juez solo concederá la reducción del importe o la extinción de la pensión si ha habido un cambio relevante en la circunstancias económicas.

Por último, hay que aclarar que ese cambio de circunstancias debe ser algo más o menos permanente y que no cabe solicitar la extinción por cambios que tengan la consideración de transitorios, por ejemplo una incapacidad temporal, aunque en en algunos casos los tribunales han llegado a conceder una reducción del importe de la pensión.

5. ¿CUÁNDO SE PIERDE EL DERECHO A LA PENSIÓN COMPENSATORIA?

La pensión compensatoria puede consistir en una pensión temporal, fijada para un periodo concreto de tiempo o en una prestación por tiempo indefinido, normalmente de carácter vitalicio. Sin embargo, que la pensión se acuerde con carácter vitalicio no significa que necesariamente vaya a durar toda la vida del beneficiario, pues hay determinadas causas que supondrán la extinción de la pensión. La pensión compensatoria se extingue por los siguientes motivos:

pensión-compensatoria-(2).jpg

1º  Por el fin del plazo para el que fue concedida

Si la pensión compensatoria se ha concedido por un tiempo determinado y ya ha transcurrido ese tiempo, se extinguirá. También se extinguirá la pensión cuando se haya concedido con alguna condición y esa condición se cumpla. Por ejemplo, cuando se haya acordado que la pensión se abonará "mientras se encuentre en situación de desempleo", se extinguirá cuando el beneficiario encuentre un trabajo.

2º Por alteraciones en la fortuna de uno u otro cónyuge

La pensión se extingue cuando haya cambios importantes en al fortuna de uno u otro cónyuge. Los cambios en la fortuna de los cónyuges puede darse tanto por un aumento en la fortuna del beneficiario de la pensión como por una disminución en el patrimonio del cónyuge obligado al pago.

En estos casos, la extinción no es automática. Hay que solicitarla al juez presentado una demanda de modificación de medidas solicitando que se modifique lo establecido en la sentencia de separación o divorcio y se reduzca o elimine la pensión compensatoria. Para que el juez acuerde la extinción será necesario probar:

- que ya no existe el desequilibrio económico que existía en el momento en que se fijó la pensión compensatoria.

Para probar que ha desaparecido el desequilibrio económico no será necesario que se haya alcanzado una equiparación en las fortunas de uno y otro, será suficiente con probar que el beneficiario de la pensión ha adquirido una posición económica independiente que se corresponde con sus capacidades para generar recursos económicos;

- que se trata de una situación nueva, es decir, que ha surgido con posterioridad al establecimiento de la pensión. Si ya existía en el momento en que se solicitó la pensión y aun así esta fue acordada, no procederá la extinción por esta causa.

3º Por nuevo matrimonio del beneficiario

Si el beneficiario de la pensión vuelve a casarse perderá el derecho a la pensión. La pensión compensatoria se extingue siempre que el beneficiario contraiga nuevo matrimonio, ya sea civil o religioso y celebrado en España o en el extranjero.

El derecho al cobro de la pensión se pierde desde el mismo momento en que se contrae matrimonio, aunque no se inscriba inmediatamente en el Registro Civil y sin que sea necesario solicitarlo judicialmente. Esto quiere decir que si el ex cónyuge beneficiario de la pensión se vuelve a casar, el otro podrá dejar de abonarle la pensión automáticamente desde la fecha de la boda.

4º Por vivir el beneficiario maritalmente con otra persona 

Si el beneficiario de la pensión comienza a vivir con una nueva pareja perderá su derecho al cobro de la pensión compensatoria. Para ello tienen que dasrse dos requisitos:

  • cohabitación permanente y estable, es decir, que la pareja conviva de manera estable. No basta con que se quede algunos días o los fines de semana

  • convivencia de pareja similar a una convivencia matrimonial y familiar.

Para que la pensión se extinga la pensión por esta causa, quien lo solicite deberá probar la existencia de una convivencia de pareja similar a la convivencia matrimonial. La pensión se extingue desde el momento en que empieza la convivencia, si se puede probar cuando fue ese momento. Si no puede determinarse ese momento se entenderá extinguida desde el momento en que se presentó la demanda.

EJEMPLO

La demanda solicitando la extinción por vivir el beneficiario maritalmente con otra persona se presenta en abril de 2016. El beneficiario de la pensión lleva viviendo en pareja 1 año, desde abril de 2015.

En el juicio:

  1. Se prueba que ha habido convivencia de 1 año: la pensión se extinguió en abril de 2015.
  2. No se puede probar cuanto tiempo de convivencia ha habido: la pensión se extinguió en abril de 2016, es decir, en el momento en que se presentó la demanda.
  3. Se prueba un periodo de convivencia menor, de 3 meses: la pensión se extinguió en enero de 2016.

5º Renuncia del beneficiario de la pensión

La renuncia a la pensión compensatoria por el beneficiario supone la pérdida del derecho a la pensión. Esta renuncia puede hacerse en el convenio regulador o posteriormente, en cualquier momento una vez establecida la pensión. También es posible una renuncia anticipada, cuando los cónyuges pacten en capitulaciones matrimoniales que, para el caso de que en el momento del divorcio correspondiese a alguno de ellos el derecho a cobrar pensión compensatoria, se renuncia a ella anticipadamente. Por último, se entiende que hay renuncia tácita cuando el que tiene derecho a ella no la solicita en el convenio regulador o en la demanda.

6º Reconciliación de los cónyuges en el caso de separación o al contraer matrimonio entre sí nuevamente.

7º Fallecimiento del beneficiario

Si el cónyuge beneficiario de la pensión muere se extingue el derecho a cobrar la pensión compensatoria. El derecho al cobro de la pensión no puede ser transmitido a los herederos puesto que es un derecho personal y no transmisible. Esto supone que las cantidades pendientes que no se hayan pagado no podrán ser reclamadas, por lo que si el beneficiario de la pensión no reclamó del obligado al pago el cumplimiento de su obligación, ya no podrán hacerlo los herederos. 

Sin embargo, el derecho a la pensión no se extingue por la muerte del obligado al pago. Si el ex- cónyuge que debía pagar la pensión muere, la obligación de pagar pasará a los herederos. No obstante, los herederos podrán solicitar del Juez la reducción o supresión de la pensión cuando la herencia no sea suficiente para cubrir los gastos o cuando el pago de la pensión compensatoria afecte a sus derechos en la legítima.

 
Métete-en-tus-asuntos---Abogados-de-Divorcio-y-Familia.jpg

Déjalo en nuestras manos

Sabemos que es complicado, pero estamos aquí para ayudarte. Tu historia es la nuestra.



CONSULTAR AHORA

También te gustará