Navidad padres separados: cómo superarla con éxito

¿Cómo se reparten las vacaciones de Navidad entre los padres divorciados? ¿Con cuánta antelación hay que comunicar al otro progenitor los días de vacaciones elegidos? No consigo hablar con mis hijos en Navidad, ¿Qué puedo hacer?

 
padres-separados-reparto-vacaciones-navidad
 

La Navidad es para los niños

Navidad es para los adultos sinónimo de familia, de alegría por reunirnos, de tradición, de uvas, de bocas llenas y ruido, de Anne Igartiburu pasando frio en la Puerta del Sol. Para los niños, en cambio, la Navidad es magia, es excitación. Desde decorar el árbol a abrir los regalos, la Navidad es toda una experiencia a los ojos de un niño. Sin embargo, para los hijos de padres separados puede ser también un periodo de dudas: ¿Voy a pasar las Navidades con papá o con mamá? ¿Cuándo voy a abrir los regalos? ¿Y si los Reyes no saben la nueva dirección de la casa de papá?  Para poner un poco de luz en este asunto y que madres, padres e hijos puedan disfrutar de la Navidad, hoy tratamos dos de las cuestiones que más preocupan a los padres separados durante estas fechas:

1. ¿Cómo se reparten las vacaciones de Navidad?

Se acercan las vacaciones navideñas y para los padres divorciados es tiempo de planificar cómo se repartirán los tiempos de estancia con los niños durante estas fechas: ¿Con quién cenarán los hijos en Nochebuena? ¿Tendrán oportunidad de estar con ambos padres el día de Reyes? ¿Cuándo recogerán los regalos en casa de los abuelos? 

No existe un modelo único ni una forma correcta o incorrecta de distribuir los tiempos de estancia con ambos padres durante las vacaciones de Navidad. Siempre que se garantice que los niños disfrutan de tiempo con ambos padres se puede adoptar cualquier forma de reparto que los progenitores acuerden. A  continuación te damos algunos ejemplos de reparto de las vacaciones de Navidad que puedes adaptar a tu familia.

girl-2931287_1920.jpg

1. CÓMO REPARTIR LAS VACACIONES DE NAVIDAD

La mayoría de los convenios reguladores actuales ya contemplan un sistema de reparto de las vacaciones de Navidad distribuyendo el tiempo entre ambos progenitores. Lo más habitual es que el reparto consista en la alternacia de periodos, de manera que un año los niños pasen con su padre el día de Navidad y el de Reyes con la madre y, al año siguiente, al contrario. Los periodos se dividirán de la siguiente manera:

  • Primer periodo: Empieza en primer día de las vacaciones escolares de Navidad y termina el día de Navidad (25 de diciembre). El intercambio puede ser el día de Navidad a última hora de la tarde (o a la hora que ambos padres acuerden) o el dia 26 de diciembre.
  • Segundo perido: Va desde el 26 de diciembre hasta el día en que los niños comienzan de nuevo las clases, el 8, 9 o 10 de enero, según marque el calendario escolar.

OPCIÓN UNO: ALTERNANCIA DE PERIODOS

Año 1: Los niños pasan con la madre el primer periodo, desde el comienzo de las vacaciones escolares de Navidad, la Nochebuena y el día de Navidad. El padre tiene a los niños en su compañía desde el día 26 de diciembre, el día de Nochevieja y el día de Reyes. Su periodo termina el día que los niños empiezan de nuevo el Colegio.

Año 2: Los niños pasan con el padre primer periodo, desde el comienzo de las vacaciones escolares de Navidad, incluyendo la Nochebuena y hasta 25 de Diciembre. La madre tiene a los niños en su compañía el segundo periodo que va desde el día 26 de diciembre e incluye la Nochevieja y el día de Reyes. Su periodo termina el día que los niños empiezan de nuevo el Colegio.

Otra opción de reparto puede ser la alternancia de días en lugar de alternar periodos enteros. La alternancia por días puede hacerse de manera similar al régimen de visitas habitual o repartiéndose el tiempo con el niño según las disponibilidades de cada progenitor. Este sistema es recomendable cuando los niños tienen corta edad o son lactactes pues no tienen que pasar largos periodos separados de uno de sus progenitores. También es un buen sistema en aquellos casos en que la separación de los padres es reciente y son las primeras Navidades que pasarán separados ya que evita en el niño la sensación de no pasar las vacaciones en familia. 

couch-2597380_1280.jpg

Por último, es posible establecer un sistema de reparto mixto, que permita a los niños estar con ambos padres en los días "especiales" como son el día de Navidad y el día de Reyes. Este reparto consistiría en dividir las vacaciones en dos periodos, pero haciendo los intercambios en los días de Navidad y Reyes, lo que posibilita a los niños disfrutar de estos días señalados con ambos padres, pudiendo abrir los regalos con uno y otro y con las familias materna y paterna. Esto ayuda a que los niños no tengan una sensación de ruptura familiar tan grande. Por supuesto, este tipo de acuerdo solo será posible cuando los progenitores vivan en la misma localidad o en localidades cercanas pues, en caso contrario, los niños se pasarían los días de Reyes y Navidad viajando.

OPCIÓN DOS: ALTERNANCIA DE TIEMPOS

Año 1: Los niños están en compañía de la madre el primer periodo, desde el comienzo de las vacaciones escolares de Navidad y hasta el día de Navidad a las 16 horas (o la hora acordada). Desde el día 25 de Diciembre a las 16 horas hasta el día de Reyes, los niños están con su padre. La madre recoge a los niños el día de Reyes a las 16 horas (o la hora acordada).

Año 2: Los niños pasan el primer periodo desde el comienzo de las vacaciones escolares de Navidad y hasta el día de Navidad a las 16 horas (o la hora acordada) con el padre. Los niños están con la madre desde el día de Navidad a las 16 horas hasta el día de Reyes a las 16 horas, que serán recogidos por el padre.

Cualquiera que sea el sistema de reparto elegido, recuerda que la Navidad es un momento especial para los niños, que tienen derecho a disfrutar con ambos progenitores. Deja de lado las disputas con tu ex y recuerda que los niños son los más importante. 

Si aún así existen dificultades para llegar a acuerdo sobre el reparto de las vacaciones de Navidad o no existe todavía un convenio ratificado que regule la situación familiar, te aconsejamos que contactes con un abogado experto en familia, te ayudará a resolver tus dudas y a gestionar el asunto de manera amigable y sin comprometer el bienestar de tus hijos.

2. CUÁL ES EL PLAZO PARA COMUNICAR AL OTRO PROGENITOR LAS FECHAS ELEGIDAS

Ya hemos visto las posibilidades de reparto de las vacaciones de Navidad, los distintos periodos en que pueden dividirse y las mejores alternativas para que los niños disfruten de las fiestas en compañía de toda su familia. Hasta aquí todo bien, el problema viene cuando no existe acuerdo en qué periodo quiere disfrutar cada uno. Por supuesto, ambos padres quieren tener a los niños en Navidad, abrir los regalos juntos y comer las uvas con los niños y es difícil renunciar a pasar con los niños cualquiera de estos momentos y llegar a acuerdos con el otro progenitor.

Para evitar que esto ocurra, los abogados de familia siempre incluimos en el convenio regulador una sencilla cláusula: "los años pares elegirá el padre y los impares la madre". Con ésta sencilla referencia evitamos disputas sobre a quién le toca elegir ya que la solución viene determinada en el propio convenio, y ha de cumplirse. Sin embargo, esto nos plantea otro problema que a muchos de nuestros lectores les resultará familiar: los padres que esperan al último momento para elegir fechas, dejando al otro progenitor en vilo y sin poder organizarse o planificar sus vacaciones ¿Te suena? 

Por ello, hoy nos centramos en responder a una pregunta recurrente cuando nos acercamos a las vacaciones navideñas:  ¿Cuál es la fecha límite para comunicar las vacaciones elegidas? La respuesta, como casi siempre, va a depender de lo que establezca el convenio regulador:

  • Cuando el convenio establezca una fecha determinada para comunicar los día elegidos, habrá que estar a lo que diga el convenio. Así, si el plazo para comunicar el periodo elegido es hasta el día 15 de diciembre, el progenitor al que le toque elegir ese año, deberá comunicar al otro su decisión antes de esa fecha. Si no lo hace podemos entender que renuncia a elegir periodo y, consecuentemente, será el otro progenitor será el que decida.
EJEMPLO

"Las vacaciones de Navidad se repartirán en dos periodos, del siguiente modo: el primer perido irá desde el comienzo de las vacaciones escolares por Navidad hasta el 25 de diciembre, incluido. El segundo periodo comprende desde el 26 de diciembre hasta el incio de las clases en enero. Los años pares elegirá la madre y los impares el padre. El progenitor al que le toque elegir comunicará al otro el periodo elegido con, al menos, 15 días de antelación al inicio de las vacaciones escolares de Navidad."

  • Si el convenio o la sentencia no dicen nada sobre la fecha límite el progenitor al que le toque decidir ese año podrá comunicar las fechas elegidas en cualquier momento, incluso con tan solo un día de antelación. Este es uno de los principales puntos de conflicto entre los padres pues el que elige tardíamente, impide que el otro progenitor pueda organizar sus propias vacaciones de Navidad con antelación, contratar a alguien para que se encargue de los niños, reservar cena en un restaurante, organizar actividades con los niños, etc.
EJEMPLO

"Las vacaciones de Navidad se repartirán en dos periodos, del siguiente modo: el primer perido irá desde el comienzo de las vacaciones escolares por Navidad hasta el 25 de diciembre, incluido. El segundo periodo comprende desde el 26 de diciembre hasta el incio de las clases en enero. Los años pares elegirá la madre y los impares el padre."

Para evitar estas situaciones es esencial prestar atención a la redacción del convenio regulador incluyendo siempre una fecha límite para comunicar el periodo de Navidad elegido (por ejemplo "con un mes de antelación a las vacaciones escolares" "el día 10 de Diciembre", etc). Si tu convenio no incluye esta cláusula solo te quedará intentar llegar a un acuerdo sensato con tu ex pareja y, si esto no es posible, aprender del error e intentar ponerle remedio en el año venidero solicitando una modificación de medidas en el juzgado, a fin de que se incluya en el convenio la obligación de pre-avisar con un tiempo mínimo de antelación. Por último queremos recordar que las normas del convenio son aplicables en caso de desacuerdo, pero lo más aconsejable es interpretarlas siempre de manera flexible en beneficio de todos y, sobre todo, de vuestros hijos.

2. Comunicación con los hijos durante la Navidad

La comunicación con los niños durante las vacaciones es algo que preocupa a muchos padres y que cobra especial importancia en las fechas navideñas, supongo que por lo especial de las mismas y los deseos que todos tenemos de estar en contacto con nuestros seres queridos. Por ello, conviene dejar atado este punto con antelación y acordar entre ambos padres el modo en que esas comunicaciones con los niños tendrán lugar (¿Serán en persona? ¿Una llamada telefónica? ¿Un whastapp?) y los horarios en qué los niños tendrán disponibilidad para hablar sin que ello entorpezca el disfrute de las Navidades con el otro progenitor.

new-years-eve-2931318_1280.jpg

Como siempre decimos, lo más recomendable es plasmar estos acuerdos por escrito, especialmente si la relación entre los padres es tensa o ha habido episodios anteriores en los que el contacto con los niños durante el tiempo que éstos pasaban con el otro progenitor resultaba difícil o hasta imposible. 

¿Qué puedo hacer si no consigo contactar con mis hijos durante las vacaciones de Navidad?

Si a pesar de toda tu buena voluntad de diálogo o de haber llegado a un acuerdo tu ex sigue entorpeciendo las comunicaciones o dificultándolas alegando que "el niño está dormido", "ahora no se puede poner" o simplemente no respondiendo al teléfono, tienes diferentes opciones para solucionarlo, en función de la situación en que te encuentres:

  • Todavía no estamos divorciados ni tenemos convenio regulador. Si todavía no te has divorciado o no existen medidas judiciales respecto de los menores y tu ex pareja ya está obstaculizando las llamadas o prevés que puede hacerlo en el futuro, debes asegurarte de incluir en el convenio regulador una cláusula que recoja expresamente franja horaria en la que será posible comunicarse con los hijos y, si se considera necesario, el medio a utilizar (teléfono, Skype, mensajes de Whatsapp, etc). 
  • Tengo sentencia de divorcio y en ella se establece un régimen de comunicación que mi ex no cumple. Si ya existe una sentencia de divorcio que contempla la comunicación con los hijos y simplemente uno de los padres opta por no cumplir, se podrá solicitar la ejecución de la sentencia para que el juez de orden a tue ex de que cumpla. 
  • Tengo sentencia de divorcio pero no dice nada sobre la comunicación telefónica. Cuando la sentencia de divorcio o medidas paterno-filiales no incluye ninguna medida que regule las comunicaciones telefónicas con los hijos solo te quedará llegar a un acuerdo con el otro progenitor.  Si el acuerdo no es posible, aprende de lo vivido e intenta ponerle remedio el año venidero, solicitando una modificación de medidas (como te explicábamos en éste artículo) para que se incluya en el convenio un horario de llamadas que te permita comunciarte con tus hijos durante las vacaciones.

Padres separados: Consejos para disfrutar de la Navidad

  1. Planifica el reparto de las vacaciones. Habla con tu ex con antelación para repartir los días que cada uno disfrutará con los niños. Tanto si tenéis convenio regulador como si aún estáis en periodo de separación, es importante que acordéis los días concretos en que cada uno tendrá a los niños consigo, las horas y lugar de recogida y los horarios de llamadas y comunicación con los niños. Elige fechas siempre con respeto y consideración al otro progenitor procurando no hacer planes que impliquen solapar periodos. Recuerda que para que el otro progenitor cumpla, tú debes cumplir también.
  2. Explica a los niños la nueva situación y como se repartirán los tiempos de estancia, con quién pasarán el día de Navidad, el de Reyes, cuándo verán a los abuelos, a los primos, etc.
  3. Celebra y comparte con tus hijos. Aunque no pases el día de Navidad, de Reyes o el Primero de año con tus hijos no olvides compartir con ellos esos momentos. Hazte una foto, graba un vídeo divertido o envíales un whatsapp para compartir de algún modo con ellos esos momentos.
  4. Disfruta del tiempo sin los niños. Pasar días tan especiales lejos de los niños puede resultar duro, especialmente si la separación es reciente o si los niños son muy pequeños. No te dejes llevar por el pesimismo y disfuta de estas bonitas fechas con el resto de tu familia y contigo mismo/a. Haz planes, sal hasta tarde, levántate a las tantas.
  5. Los regalos consensuados. Habla con tu ex sobre los regalos que hareis a los niños cada uno. Decidid juntos que le regalará cada uno, si es un regalo apropiado, si el niño tiene edad para tener un smartphone, si es posible comprarle ese regalo más caro repartiendo gastos, etc. Pero sobre todo, recuerda: no es una competición.

No deja de sorprenderme, año tras año cuando llegamos a estas fechas, la cantidad de consultas sobre las comunicaciones con los hijos durante el periodo navideño que recibimos en nuestro despacho. Más aún, me sorprende la predisposición que muchos padres y madres tienen de acudir a los tribunales "si es necesario" en lugar de plantearse ser flexible, llegar a un acuerdo con el otro progenitor y, al fin y al cabo, dejar que los niños disfruten de las Navidades en familia. 

Y es que los deseos de hablar con los niños en la cena de Nochebuena, el día de Navidad o el día de Reyes llevan a muchos progenitores a "perder los nervios" a llamar al abogado para consultar "de urgencia" e incluso, a plantarse en casa del otro acompañado de la Guardia Civil y exigiendo hablar con los niños. En definitiva, a tomar decisiones basadas en las emociones en lugar de aplicar el sentido común.

Puedo entender perfectamente el deseo de una madre o un padre de hablar con sus hijos en días tan especiales, cuando están nerviosos por lo que les traerán los Reyes o emocionados al abrir los regalos y la frustración qué debe suponer no poder preguntarles si han disfrutado del día o como se sienten. Pero antes de decidirte a tomar medidas, ya sea acudir a un abogado, pedir una ejecución de sentencia o presentarte en la puerta con la Guardia Civil, valora si esa es la mejor solución para tus hijos. 

Por otro lado, en días tan señalos es posible que el abogado tampoco esté disponible, también tiene una familia. Solicitar al Juzgado una ejecución tampoco es, a mi parecer, la mejor opción. Los tribunales no considera las comunicaciones un problema de urgencia y para cuando os citen a declarar ya habrán pasado las Navidades y no habrá servido de nada. 

En lugar de eso, intenta anticiparte, llegar a acuerdos con el otro progenitor antes de las fechas de Navidad, mejorar los problemas de comunicación de las Navidades pasadas o, si son las primeras sepados, probar el sistema que mejor se adapte a vuestra familia y aprender para el futuro. Se flexible y recuerda, la Navidad es para los niños.

 
Métete-en-tus-asuntos---Abogados-de-Divorcio-y-Familia.jpg

Déjalo en nuestras manos

Sabemos que es complicado, pero estamos aquí para ayudarte. Tu historia es la nuestra.



CONSULTAR AHORA

También te gustará