Padres separados: puentes y festivos escolares

¿Cómo se reparten los puentes entre los padres? ¿Quién se encarga del niño un día festivo? El día antes del festivo ¿quién recoge a los niños en el colegio?

 
dice-160388_1280.png
 

¿Hacemos puente?

Esa pregunta que con ilusión hacíamos cuando eramos estudiantes, esa que ahora con la misma ilusión hacen nuestros hijos, puede convertirse en una fuente de dudas para los padres separados. ¿Cómo se reparten los puentes? ¿A quién le tocan los niños? ¿Hay o no pernoctas? ¡Qué lio!

En este artículo ponemos luz sobre este asunto, para que tú también puedas disfrutar del puente sin preocupaciones:

1. Los festivos escolares: ¿Cómo se reparten entre los padres?

A día de hoy, lo habitual es que el propio convenio regulador deje fijado el criterio que ha de aplicarse a los días festivos y no lectivos indicando con quién deben pasar los niños el festivo indicado, cuales son los horarios de recogida y entrega y si habrá o no pernocta. Por ello, lo primero que debes hacer siempre es consultar tu convenio regulador o sentencia de divorcio si la hubiera. Si ni el convenio ni la sentencia resuelven el reparto de los festivos sigue leyendo.

Cuando ni sentencia ni convenio resuelven cómo se han de repartir los festivos entre los padres, tendremos que acudir a los criterios generales establecidos por los tribunales y la práctica en Derecho de Familia para encontrar una solución.

Los criterios de reparto de días festivos más habituales por los que podeis optar son los siguientes:

  • Decidir previamente sobre los festivos de ese año. Hay progenitores que a primero de año deciden ya cuál será el reparto de los festivos ese año, al igual que lo hacen con las vacaciones escolares. Esta es una excelente opción en aquellos casos en el lugar de residencia existen festivos “especiales” que coinciden con fiestas del pueblo u otros eventos que se disfruten en familia. También cuando la relación entre los progenitores es poco fluida o conflictiva o cuando residen a cierta distancia y requieren una mayor planificación.

  • Alternar los festivos con uno y otro progenitor, de manera que un festivo lo pasen los niños con uno de los padres, el siguiente con el otro y así sucesivamente. En este caso no se elijen los festivos de antemano, sino que se van repartiendo según vayan surgiendo. Esta forma de reparto permite gran flexibilidad y se adapta mejor a las circunstancias diarias de padres y niños, pero por el contrario, permite una menor planificación, salvo que de antemano te asegures, calendario en mano, de todos los festivos/ dias lectivos de los niños.

  • Tratar los festivos como días lectivos/laborables. Algunos padres optan, por cuestiones de comodidad, por considerar los festivos como días “normales” y no aplican ningún criterio especial. Así, por ejemplo, si el festivo coincide en un día entre semana y ese día el progenitor no custodio tenía derecho de visitas, se respesta ese derecho de visitas, los horarios de recogida, etc. Esta forma de reparto de festivos es muy frecuente en los casos de custodia compartida, sobre todo cuando el reparto de tiempo en que se tiene a los hijos a cargo es por semanas o periodos inferiores.

2. Puentes y festivos unidos a fin de semana, ¿Con papá o con mamá?

Ya hemos comentado las diferentes opciones que existen para el reparto de días festivos, pero ¿Qué ocurre con los puentes escolares? ¿Se hace “puente” o simplemente se consideran los festivos? ¿Los días “normales” en medio de dos días festivos ¿Sigue habiendo visitas?

Las respuestas a estas preguntas dependen en gran medida de lo que diga el convenio regulador de divorcio y del tipo de puente de que se trate, es decir, de si es un puente unido a fin de semana o un puente en medio de la semana. Te lo contamos a continuación.

DÍA FESTIVO + FIN DE SEMANA (VIERNES O LUNES FESTIVO)

En el caso de festivo seguido de fin de semana (lunes o viernes festivo) los mismos se entenderán incluidos en el fin de semana a efectos del régimen de custodia y visitas. Consecuentemente, esos días se unirán al fin de semana que los sigue o antecede y los niños los disfrutarán con el progenitor con quien les tocase ese fin de semana.

Así, cuando el viernes sea festivo, se “adelantará”el fin de semana dando comienzo el viernes en lugar del sábado (o el jueves a la salida del colegio en lugar del viernes a la salida del colegio). De la misma forma, si el festivo coincide en lunes, se prorroga la estancia con progenitor con el que los niños hayan disfrutado del fin de semana. Si las visitas de fin de semana fuesen sin pernocta, el padre o madre que tenga a los hijos en su compañía, tendrá obligación de entregarlos el lunes, en lugar del domingo, a la hora que normalmente finalicen las visitas del fin de semana. En caso de que sean con pernocta, la entrega se hará el martes, en el colegio o donde sea habitual.

De la misma forma, en los supuestos de puente unido al fin de semana, es decir, cuando hay un jueves festivo seguido de un viernes laborable, así como en los casos de lunes laborable y martes festivo, la estancia de los niños con el progenitor con el que pasen el fin de semana se prolonga todo el puente.

Así, en este año 2018, el puente de la Constitución coincide en jueves día 6 (festivo), viernes día 7 (laborable) y sábado (festivo) y, por tanto, se entenderá que los días 6 y 7, jueves y viernes, respectivamente, se unen al fin de semana. Consecuentemente todos esos días los disfrutará con los niños el progenitor que tenga a los hijos durante el fin de semana.

DÍA FESTIVO + DE DÍA NORMAL + DÍA FESTIVO (puente intersemanal)

En el caso de los llamados puentes intersemanales, es decir, puentes que coinciden en el medio de la semana y no se unen al fin de semana (por ejemplo martes y jueves festivos, miércoles laborable), lo más recomendable es optar por el acuerdo entre los padres, para que uno de ellos pueda disfrutar íntegramente de los hijos durante el puente.

Si no fuese posible llegar a un acuerdo y el convenio regulador (o la sentencia) no resolviese como se ha de proceder, los festivos se entenderán como días separados, es decir, como si no hubiese puente, y se repartirán entre los padres de la misma forma que se hace con otros festivos.

EJEMPLO:

En el caso de festivo intersemanal, martes festivo + miércoles laborable + jueves festivo exsten dos opciones de reparto:

  • Si hay acuerdo los niños disfrutarán del puente (martes, miércoles y jueves) con uno de los progenitores, el que se haya decidido por acuerdo o al que le toque por reparto según las reglas del convenio o sentencia de divorcio.
  • Si no hay acuerdo los días festivos se tratan por separado y no se hae puente. Así, el martes festivo los niños estarán con el progenitor al que le toque ese festivo, el miércoles con el que tenga la custodia y el jueves con el progenitor que no hayan pasado el martes.
 

3. Día anterior a un puente: ¿Quién recoge a los niños?

Hasta hace unos meses no me había parado a pensar en la importancia del día previo al inicio de un puente. Día de nervios, de prisas, de preparativos.

La deformación profesional y mi mente de abogada me habían hecho responder siempre de la misma forma cuando mis clientes me preguntaban “¿Con quién duerme hoy el niño si mañana es puente?”. Mi respuesta siempre la misma: el día antes de un puente es un día normal.

Entender el día antes a un puente como un día normal implica que se han de respetar los horarios del niño, sus actividades extraescolares y las visitas del otro progenitor, con sus pernoctas si las hubiera. Es decir, se ha de tratar como un día totalmente normal, como si el día que le sigue no comenzase un puente.

El día antes a un puente es un día normal

Esta respuesta respuesta, ajustada a lo estrictamente legal, pero muy alejada de la realidad cotidiana de las familias, impedía por ejemplo, algo tan habitual como aprovechar el día anterior al inicio del puente para hacer el viaje, llegar al sitio de destino y poder así, disfrutar de todo el puente en el lugar de vacaciones elegido.

Fueron mis amigas y geniales mujeres que forman la Asociación Española de Madres Separadas quienes me abrieron los ojos y me hicieron ver la importancia del día antes a un día festivo en la vida cotidiana de una familia con hijos. Y entonces, como se suele decir en mi pueblo “caín da burra”.

Por costumbre o por tradición, en este país siempre hemos sido de salir “de puente” el día antes, nos sentimos de “de puente” desde que se acaba la jornada laboral del día anterior al festivo y nos hacemos un viaje de 8 horas sin dormir para aprovechar las horitas de playa desde primera hora del día de inicio del puente. ¿Por qué debe ser diferente si tenemos hijos y nos hemos separado del otro progenitor?

Parece que esta es un reflexión que no solo ha calado en mí, sino también en los tribunales españoles y cada vez son más las sentencias que empiezan a regular los puentes desde un punto de vista “menos jurídico” y más práctico, adaptándose a la realidad de las familias. Comienza a ser habitual encontrar sentencias que adoptan esta nueva forma de pensar y entienden que se ha de considerar que el puente empieza el día antes del primer festivo del puente, a la salida del colegio o de las actividades extraescolares. Consecuentemente, ese día se suspenderían las visitas y /o pernoctas que correspondiesen y se retomaría el régimen normal al terminar el puente.

Esta solución nos parece también la más acertada, pero no lo olvideis, a falta de acuerdo o de resolución judical que diga lo contrario, sigue prevalenciendo el criterio legal mayoritario: los días antes de un puente, son días normales. Dicho esto, piensa siempre en tus hijos y se flexible.

¡Feliz puente!

 
Métete-en-tus-asuntos-Abogados-de-Divorcio-y-Familia.jpg

DÉJALO EN NUESTRAS MANOS

Sabemos que es complicado, pero estamos aquí para ayudarte. Tu historia es la nuestra.

 


También te gustará


CONSULTAR AHORA